EFEMiami

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se congratuló hoy por una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que "compromete" a los Gobiernos a ofrecer garantías para la libertad de expresión y la seguridad de los periodistas, pero pidió que no quede solo en palabras.

La resolución "Derecho a la libertad de pensamiento y expresión y la seguridad de los periodistas y trabajadores en medios de comunicación" condena los asesinatos, las agresiones y otros actos de violencia contra periodistas y trabajadores de prensa.

Además, insta a los Gobiernos de la región a implementar medidas de prevención y protección, así como a investigar y "acabar con la impunidad" en los casos de ataques a los periodistas.

Matt Sanders, presidente de la SIP, y Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, se mostraron moderadamente satisfechos sobre la "nueva herramienta para combatir la violencia contra la prensa".

En ese contexto, advirtieron que puede ocurrir lo mismo que con otra resolución adoptada por la OEA hace dos décadas y caracterizada por el mismo espíritu, ya que las "resoluciones no son suficientes si no existe voluntad política para ponerles dientes, implementarlas en la práctica con recursos económicos y humanos".

"Si todo queda en declaraciones -apuntaron en un comunicado- estaremos frente a un nuevo atajo demagógico en el que los Gobiernos solo declaman, pero no actúan".

Por ello, Sanders recordó a los Gobiernos que "es tiempo de actuar".

El documento fue adoptado durante la Asamblea General de la OEA celebrada la semana pasada en Cancún (México).

Destacó el ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión en una democracia y el papel de los periodistas, quienes al verse expuestos a agresiones y estar en riesgo su integridad, interrumpen su labor informativa, privando también a la sociedad de información de interés público, agregó la SIP en el comunicado.

En 1998, la OEA adoptó la primera resolución sobre esta problemática tras la celebración de la conferencia internacional Crímenes Sin Castigo Contra Periodistas, que la SIP organizó en 1997 Guatemala.

En aquella resolución, "Atentados contra el ejercicio de la libertad de prensa y crímenes contra periodistas", se condenaron los ataques contra el ejercicio de la libertad de prensa y los crímenes contra periodistas, instándose a los Estados a profundizar las medidas para investigar y sancionar estos delitos.

La SIP, con sede en Miami, reúne a publicaciones periodísticas escritas y digitales de todo el continente.