EFECiudad de Guatemala

La violencia dejó 4.071 asesinatos en Guatemala durante 2021 y se incrementó en un 17 % con relación a 2020, según un informe divulgado este jueves por una organización no gubernamental.

De acuerdo con el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), el año pasado Guatemala cerró con una tasa de 27 homicidios por cada 100.000 habitantes, lo que contrasta con las cifras dadas por el presidente local, Alejandro Giammattei, en el informe de su segundo año de Gobierno el 14 de enero, en el que señaló que fue de 16,6 por cada 100.000 personas.

El informe de la agrupación, dado a conocer en una rueda de prensa virtual, señala que en 2021 fueron asesinados 3.421 hombres y 650 mujeres de forma violenta, para un total de 4.071 homicidios contabilizados ese año.

Dicha cifra representa un incremento del 17 % en relación con 2020, año en el que hubo 3.472 asesinatos en Guatemala, siempre según el GAM.

La entidad humanitaria aseguró que el incremento de los homicidios muestra que "no ha existido una estrategia clara y permanente" para la prevención de la violencia en Guatemala.

El mes más violento de 2021, con 420 asesinatos, fue octubre, seguido de septiembre (368), mayo (363) y diciembre (356).

En el documento divulgado por el GAM, la organización de derechos humanos explica que en 2021 se asesinaron 443 hombres más que en 2020, mientras que el número de mujeres fue superior en 156 casos.

La tasa de homicidios en el país centroamericano el año pasado fue de 27 víctimas por cada 100.000 guatemaltecos, y el departamento con la tasa más alta de los 22 que componen el territorio fue Zacapa (este) con 57, seguido de Escuintla (sur) con 56 y Chiquimula (este) con 54.

Además, el GAM informó que, según la Dirección de Atención a la Víctima de la Policía Nacional Civil (PNC), el año pasado se registraron 16.931 denuncias de violencia intrafamiliar contra mujeres, 4.546 más que durante el 2020.

Guatemala es, como señalan organismos internacionales, uno de los 15 países más violentos del mundo y solo en la última década sumó más de 60.000 asesinatos, la mayoría de ellos perpetrados con arma de fuego.

Además, alrededor del 90 % de los homicidios que se cometen en el país permanecen en la impunidad.