EFELima

Las lluvias que siguen cayendo en la cordillera de los Andes de Perú provocaron este jueves más estragos como el desborde de ríos y deslizamientos de tierras que han cortado la carretera interoceánica del sur, que atraviesa el sur del país desde el océano Pacífico hasta su frontera con Bolivia y Brasil.

Un deslizamiento en el kilómetro 155 del tramo 2 de la carretera se llevó abajo unos 50 metros de la vía, que cayó al río que pasa por abajo de ese punto, en un estrecho cañón formado por laderas montañosas de gran pendiente.

El suceso obligó a cerrar el tránsito de la carretera entre el kilómetro 145 y 160, a su paso por la región de Cusco, en el sur de Perú.

"El daño en la capa asfáltica es total, por lo que los trabajos a realizar deben hacerse con mucho cuidado para preservar la vida del equipo encargado", indicó la empresa IIRSA Sur en un comunicado.

La crecida del río Chili causó su desborde a la altura del municipio de Tiabaya, en la ciudad de Arequipa, capital de homónima región sureña cuyas calles quedaron anegadas.

También ocurrió una situación similar en el municipio de Bellavista, en la región de Tumbes, por el desborde del río Tumbes, que transcurre cerca a la frontera de Perú con Ecuador.

El río registró un caudal estimado de 960 metros cúbicos por segundo, lo que supone un 275 % más con respecto a su promedio histórico, según detalló el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

En Cusco también quedó momentáneamente fuera de funcionamiento una pequeña central hidroeléctrica que provee de electricidad al distrito de Marcapata y cuyo conducto de recepción de agua quedó afectado por la crecida del río Amacho.

El Senamhi pronosticó que las lluvias seguirán en la selva amazónica y en la sierra andina con intensidades entre moderada y extrema.

También existe probabilidad de nevadas por encima de los 4.000 metros de altitud en el sur de la cordillera andina y lluvias localizadas en la costa norte.