EFEQuito

El Gobierno del presidente Guillermo Lasso lanzó este viernes un plan para combatir la desnutrición en Ecuador, que afecta a uno de cada cuatro niños por debajo de los 5 años y que había sido una de sus promesas de campaña.

"Este esfuerzo va a ser una colaboración entre el sector público y privado. Tenemos una tarea que la vamos a llevar adelante con optimismo, con alegría y con muchas ganas de servir a las familias ecuatorianas", afirmó el mandatario en un encuentro con las autoridades del Frente Social destinado a abordar el tema.

La cita se desarrolló en el Palacio de Carondelet, en donde Lasso anunció la puesta en marcha del "Plan Ecuador crece sin desnutrición crónica infantil", con el cual el nuevo Gobierno traza la hoja de ruta para reducir el índice de esta problemática en el país.

El plan, según un comunicado de la Presidencia, busca cuidar principalmente a los niños y niñas en los primeros 1.000 días de vida, incluyendo la gestación y sus dos primeros años.

Según cifras de Unicef, la desnutrición crónica infantil afecta en Ecuador al 27,2 % de los niños menores de 2 años y, pese a distintos planes ejecutados desde 1993, entre 2014 y 2018 se incrementó a 1 de cada 4 menores de 5 años.

La primera reunión gubernamental sobre el problema abordó cómo articular a nivel multisectorial e interinstitucional el desarrollo y la efectiva implementación de un plan de prevención y reducción.

La ministra de Inclusión Económica y Social, Mae Montaño, destacó que esta iniciativa nace de la voluntad política del presidente para coordinar las actividades de entidades del Ejecutivo, los Gobiernos locales, provinciales y juntas parroquiales, así como otras instituciones del Estado.

"Debemos trabajar juntos para conseguir estos grandes objetivos, que nos permita actuar de manera integral en un problema multicausal", aseveró.

El problema de la desnutrición estuvo sobre la mesa del anterior Gobierno de Lenín Moreno, dirigido desde la Vicepresidencia, y ahora el nuevo Ejecutivo nacional quiere darle un nuevo impulso a las posibles soluciones.

Luis Enrique Coloma, consejero para las políticas de Lucha Contra la Desnutrición Infantil, insistió en la reunión de hoy que para tener un plan efectivo se requiere una acción interinstitucional, además del apoyo de la sociedad civil.

"Todos tenemos que concienciarnos que este es uno de los problemas más graves que tiene el país, pero también una de las mayores oportunidades que tenemos para mejorar las condiciones de vida de todos y todas", afirmó al referirse al plan como "una inversión moral y económica".