EFENaciones Unidas

Varios líderes internacionales, encabezados por el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, advirtieron este martes en la ONU de la necesidad de tomar medidas urgentes para que el cambio climático no dispare el número de conflictos armados.

“Está absolutamente claro que el cambio climático es una amenaza a nuestra seguridad colectiva y a la seguridad de nuestras naciones”, señaló Johnson, el primer líder británico que preside un debate -en este caso virtual- en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en casi tres décadas.

El Reino Unido, que a finales de año acogerá la próxima cumbre del clima (COP26), dirige este mes el trabajo del Consejo de Seguridad y ha situado la relación entre el calentamiento global y las guerras como una de sus prioridades.

En los últimos años, el máximo órgano de decisión de la ONU ya había celebrado varias sesiones sobre este asunto, pero por primera vez hoy lo hizo a nivel de jefes de Estado y de Gobierno.

La reunión mostró un creciente apoyo para que el Consejo de Seguridad se ocupe directamente del cambio climático, algo que anteriormente habían cuestionado algunas de las potencias como Estados Unidos -durante el Gobierno de Donald Trump- y Rusia.

CRISIS CLIMÁTICA, CRISIS DE SEGURIDAD

El nuevo enviado estadounidense para el clima, John Kerry, recordó este martes que el Pentágono ha descrito desde hace años el clima como un “multiplicador de amenazas” y defendió que “es hora de empezar a tratar la crisis climática como la crisis de seguridad que es”.

Estados Unidos, que de la mano de Joe Biden ha vuelto al Acuerdo de París sobre el clima, destacó que no hay dudas sobre el vínculo entre clima y conflictos y consideró que es el tipo de desafío para el que Naciones Unidas se creó.

Rusia, mientras tanto, volvió a defender que el cambio climático es un factor en algunos conflictos, pero se mostró en contra de que sea abordado de forma general en el Consejo de Seguridad.

Boris Johnson, del otro lado, insistió en que el cambio climático está haciendo aumentar la inseguridad en el mundo, forzando a comunidades a dejar sus hogares o haciendo crecer la lucha por recursos como el agua.

“Sé que hay gente alrededor del mundo que dice que todo esto son cosas verdes de un grupo de ecologistas come-tofu y que no es apropiado para la diplomacia internacional y la política internacional. No puedo estar menos de acuerdo”, recalcó el líder conservador.

Johnson opinó que si el Consejo de Seguridad quiere cumplir con su función y proteger la paz y la seguridad, tiene que trabajar también en una respuesta efectiva a la crisis climática, con medidas específicas en los países más afectados.

El presidente francés, Emmanuel Macron, destacó en ese sentido que de los veinte países del mundo más afectados por conflictos, doce figuran también entre los más vulnerables al cambio climático.

Macron subrayó que los efectos ya se ven desde hace años, por ejemplo con el terrorismo islamista que, según apuntó, se ha visto alimentado en buena medida por el desplazamiento forzado de personas consecuencia del cambio climático.

El jefe del Elíseo urgió a actuar en las regiones especialmente vulnerables, sobre todo en zonas de África como el Sahel, con acciones decididas por parte de la comunidad internacional.

“La crisis climática es el desafío multilateral de nuestra época”, reconoció el secretario general de la ONU, António Guterres, que insistió en que 2021 es un año clave para responder al calentamiento global y a sus consecuencias.