EFEMadrid

Miles de hectáreas han sido arrasadas por incendios forestales este fin de semana en España, donde han generado una "situación crítica" en la región de Cataluña, con poblaciones desalojadas ante el avance del fuego.

Un incendio en esta región del noreste de España avanza sin control entre las provincias de Barcelona y Tarragona, tras haber quemado cerca de 1.300 hectáreas forestales, incluido parte de un espacio natural protegido, y de cultivos, según los servicios de emergencias.

Los bomberos temen que el fuego llegue a afectar a unas 5.000 hectáreas, por condiciones adversas como el viento, que dificultan las labores para controlar un frente de llamas de unos diez kilómetros.

Más de trescientos bomberos, incluida la Unidad Militar de Emergencias, con medio centenar de camiones de agua y el apoyo de unos quince medios aéreos desplazados de distintas partes de España, fueron desplegados en la zona.

Los equipos de emergencias desalojaron al menos a 168 personas de varias poblaciones, incluidas muchas que habitan dispersas en zonas rurales.

El presidente del Gobierno catalán, Pere Aragonés, habló con el presidente del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, sobre esta catástrofe ecológica.

Aragonés llamó a la población a que evite toda actividad en el medio natural de Cataluña para prevenir incendios.

Otro incendio ya controlado quemó una 2.500 hectáreas en la provincia de Albacete (sureste), mientras que otros fuegos, algunos aún activos, arrasaron cientos de hectáreas en otras partes de España durante el fin de semana.

Según datos oficiales, hasta el pasado 18 de julio ardieron en España unas 15.000 hectáreas más respecto al mismo periodo del año pasado.