EFETegucigalpa

La comunidad LGBTI de Honduras solicitó este martes la igualdad de trato para todos los seres humanos, sin distinciones por su orientación sexual, tipificar como delito los crímenes de odio y reconocer el matrimonio igualitario, en el Día internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia.

El colectivo lesbiana, gay, bisexual, transexual e intersexual exigió al Estado de Honduras la creación de una mesa interinstitucional participativa con las organizaciones LGBTI y otros grupos en situación de vulnerabilidad, para construir y aprobar leyes y políticas integrales para "la no discriminación y la igualdad de derechos".

El Día Mundial contra la LGBTIfobia, que se celebra en 130 países, conmemora la retirada de la homosexualidad de la lista internacional de enfermedades clasificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La activista trans de la organización Centro para el Desarrollo y la Cooperación LGBTI Grecia Ohara señaló a Efe que las personas transexuales sufren "dos tipos de fobias: la transfobia por nuestra expresión de género y la homofobia".

"Las personas LGBTI en Honduras históricamente han sido víctimas de crímenes de odio, estigma y discriminación", subrayó Ohara, quien abogó por sensibilizar a la población para que conozca sobre la diversidad sexual.

La activista indicó que la comunidad LGBTI espera "igualdad de trato" y lamentó que alrededor de 130 personas trans han sido asesinadas en Honduras desde 2009.

Ohara aplaudió que el Estado de Honduras ha adoptado un procedimiento para que las personas trans obtengan su documento de identidad de acuerdo con el nombre que ellas se identifican, pero espera que la Ley del Registro Nacional de las Personas sea reformada para que el proceso se convierta en ley y no quede como un trámite administrativo.

TIPIFICAR CRÍMENES DE ODIO

En un comunicado, las organizaciones de la comunidad por la diversidad sexual reclaman también programas estatales permanentes que contribuyan a la formación, desarrollo y a la generación de oportunidades laborales y el autoempleo.

Además, reforma el código de salud, para incorporar protocolos de atención diferenciada para las personas LGBTI, que incluya terapias de reemplazo hormonal, programas de atención psicológica y de salud mental con enfoque de reducción del daño y derechos humanos.

También piden fortalecer los procedimientos establecidos en la ley Electoral y de las Organizaciones Políticas para generar "una mayor participación" de las personas LGBTI en la vida política democrática del país centroamericano.

Asimismo, demandan la creación de protocolos de atención con enfoques diferenciados hacia el acceso a la justicia de la población LGBTI, y reformar el Código Penal para tipificar el crimen de odio basado en identidad sexual, orientación y expresión de género como agravante.

Más de 400 miembros de la comunidad LGBTI han sido asesinados en Honduras entre 2009 y lo que va de 2022 y más del 90 % de esos casos siguen impunes, según organizaciones de la diversidad sexual.

RECONOCER MATRIMONIO IGUALITARIO

En declaraciones a Efe, la activista trans Nikky Gálvez pidió "el cese de la violencia" y el fin de la discriminación contra la comunidad LGBTI.

Sobre el cambio de nombre en la tarjeta de identidad, Gálvez dijo que "es una total alegría" para las personas trans, porque es un derecho que esa comunidad ha venido exigiendo, aunque espera que el Parlamento aprueba una Ley de Identidad de Género.

El colectivo pide al Estado hondureño declarar "inconstitucional" la reforma al artículo 112 de la Constitución de la República, para que se pueda reconocer legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo en igualdad de condiciones.

Para reformar el artículo 112 de la Constitución se requiere mayoría calificada, 86 votos de los 128 diputados que integran el Congreso Nacional de Honduras.

El artículo 112 de la Constitución hondureña dice textualmente: "Se reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio, así como la igualdad jurídica de los cónyuges".

La comunidad LGBTI exhortó al Estado de Honduras a diseñar un sistema de recopilación de datos y cifras vinculadas a los casos de violencia contra sus miembros.