EFESantiago de Chile

Varios cientos de personas participaron hoy en el centro de Santiago de Chile en una marcha convocada por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, en demanda de una reforma legal que reconozca la migración como un derecho fundamental.

"La convocatoria no solo va dirigida a la comunidad inmigrante, sino también a todos los chilenos y chilenas, para que se solidaricen frente a las violaciones de los Derechos Humanos que sufren a diario los inmigrantes", dijeron en una declaración los organizadores de la marcha.

En especial, agregaron, se trata de oponerse a las propuestas surgidas en las últimas semanas desde la derecha política, que buscan hacer más estrictas las normas para la llegada de extranjeros, que asocian con un aumento de la delincuencia y otros problemas sociales.

Según la Coordinadora, que agrupa a organizaciones de inmigrantes de diversas nacionalidades, lo que logran los promotores de esas propuestas es "alentar odiosidades y promover serias tensiones cuya resultado puede ser violento como ya ha ocurrido en otras situaciones".

También los convocantes buscan que las autoridades escuchen a las comunidades de inmigrantes, que suman alrededor de medio millón de personas, equivalentes a un 3,0 % de la población del país, y que sea una prioridad del gobierno el pronto envío al Legislativo de una reforma a las normas migratorias.

Esa reforma, señaló la Coordinadora, debe reconocer la migración "como un derecho fundamental, garantizar una igualdad real entre nacionales y extranjeros, y reconocer la ciudadanía a los extranjeros residentes.

La manifestación, que fue pacifica, se desplazó por varias calles del centro de Santiago, entre la Catedral Metropolitana y la Plaza de la Constitución, frente al Palacio de La Moneda, sede del gobierno, donde los participantes depositaron una ofrenda floral ante el monumento al fallecido presidente Salvador Allende.