EFEMedellín (Colombia)

Más de 100 tortugas son sometidas a valoraciones médicas y biológicas en Medellín, en el noroeste de Colombia, por expertos del Parque de la Conservación para determinar si son aptas para su liberación tras haber sido rescatadas del tráfico ilegal, entregadas o nacidas en cautiverio.

La médica veterinaria del Parque, Natacha Mejía Castrillón, explicó a Efe que el examen clínico "exhaustivo" que está realizando un equipo interdisciplinario involucra la toma de pruebas de sangre y coprológicos, además de un proceso de hidratación y biometría.

"Estamos revisando que tengan sus extremidades completas, que no tengan alteraciones en la piel y en el caparazón, ya que muchos animales que provienen del tráfico ilegal de especies silvestres tienen alteraciones metabólicas por la mala alimentación que les dan en cautiverio", precisó Mejía.

Hasta el momento, según Mejía, un poco más de 60 tortugas están listas para ser ubicadas en su hábitat natural en un ejercicio coordinado por la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare) y el Parque de la Conservación.

Estas instituciones esperan liberar la próxima semana en el municipio de Puerto Triunfo a un centenar de individuos, pertenecientes a las especies palmera (Rhinoclemmys melanosterna) e hicotea (Trachemys callirostris), endémica de Colombia.

Los animales están siendo valorados por dos médicos veterinarios, una bióloga y una etóloga (psicóloga de animales), quienes son apoyados por algunos pasantes.

La experta señaló que una buena parte de los animales examinados han cumplido con las características "sanitarias y biológicas" para esa liberación, mientras que un grupo pequeño está en tratamiento por patologías que les encontraron.

En cuanto al proceso de transición que tendrán las tortugas, aseguró que "la probabilidad de supervivencia es alta con estas especies", pues los reptiles "nacen sin cuidado maternal, así que son animales muy del instinto de supervivencia".

Según el Parque de la Conservación, que se ocupa en Medellín de la rehabilitación, reproducción, liberación y monitoreo de especies nativas, las tortugas de agua dulce son altamente afectadas por el tráfico ilegal de fauna silvestre en Colombia, debido a que son relativamente fáciles de atrapar y vender.