EFESan José

Las autoridades de Costa Rica llevaron a cabo este lunes el primer simulacro de evacuación por terremoto a nivel nacional, un evento en el que participaron al menos 1,2 millones de personas en todo el país.

Empresas privadas, instituciones públicas, centros educativos y ciudadanos en general, participaron de este simulacro en un país de 5 millones de habitantes en donde ocurren sismos con frecuencia debido a que se ubica en una de las zonas del mundo de más actividad sísmica.

El presidente del país, Carlos Alvarado, fue el encargado de pulsar el botón que a las 10.00 horas locales (16.00 GMT) encendió una alarma en el centro de San José, con lo que se dio inicio a la evacuación de los edificios.

El mandatario también firmó un decreto en el que se establece el segundo miércoles del mes de agosto como el Día Nacional del Simulacro, con el fin de que se siga practicando este evento todos los años a escala nacional.

"El simulacro es un ejercicio para proteger a lo más importante que tiene el país: su gente. Es un ejercicio para cuidarnos. Somos un país que por nuestras condiciones geográficas estamos expuestos a sismos y huracanes y lo mejor que podemos hacer es prepararnos con seriedad y serenidad", declaró Alvarado.

El presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Alexander Solís, comentó que el primer corte preliminar indica que participaron cerca de 1,2 millones de personas en el simulacro, pero que la cifra aumentará cuando se terminen de recopilar los datos de todo el país.

"Hemos logrado el objetivo. Nos trazamos la meta de preparar a más de un millón de personas. Los simulacros se desarrollan con el fin de practicar e identificar oportunidades de mejora y nuestras debilidades, y tomarnos el tiempo antes de que ocurra una situación de emergencia, para fortalecernos", aseveró Solís.

Previo a este simulacro, familias, centros de cuidado de niños, escuelas, empresas, instituciones públicas y privadas entre otras, se identificaron con el ejercicio haciendo planes de emergencia, verificando sus rutas de evacuación y puntos de encuentro.

Para ello muchos utilizaron una aplicación móvil desarrollada exclusivamente para el simulacro.

Las autoridades esperan que los datos definitivos de participación permitan obtener información sobre las zonas del país con menor preparación, con el fin de reforzar allí las medidas preventivas.

El último gran terremoto en Costa Rica ocurrió el 5 de septiembre de 2012 en la Península de Nicoya (en la costa del Pacífico del país) cuando un movimiento de magnitud 7,6 en la escala de Richter causó daños materiales, pero no cobró vidas.

El simulacro de este lunes se realizó en el marco de los 50 años de la creación de la Comisión Nacional Emergencias (CNE), de la promulgación de la Ley Nacional de Emergencias, así como del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.