EFETijuana (México)

Un centenar de mujeres apoyados por familiares de desaparecidas bloquearon este viernes varias calles de acceso próximas a la garita fronteriza de Tijuana con San Ysidro, en el noroccidental estado mexicano de Baja California.

El objetivo de la marcha fue llamar a la sociedad y al Gobierno, para que intervenga en los recientes homicidios de mujeres, así como desaparición de féminas y tomen en cuenta las denuncias por acoso, hostigamiento y agresión.

Participaron cerca de cien integrantes de grupos feministas y familiares de jóvenes desaparecidas que bloquearon la vialidades que conducen al cruce internacional; cerrados momentáneamente por la autoridades para impedirles el paso.

Desde las 14:30 horas (22.30 GMT) se reunieron en la Plaza Santa Cecilia, próxima a la avenida turística “Revolución” en el Centro de Tijuana, para organizarse y colocarse pañoletas verdes y moradas que dejaban solo al descubierto sus ojos y frente.

Caminaron escoltadas por policías municipales mujeres a cargo de la oficial Gabriela “N”, para mantener el orden y atender cualquier emergencia en el trayecto.

El contingente se dirigió al cruce fronterizo “El Chaparral”, pero su paso fue cortado por oficiales de la Guardia Nacional, Guardia Estatal y Policía Municipal, entre mujeres y hombres con equipo antimotines.

Una de las lideres dialogó con una de las oficiales y acordaron que de forma pacífica avanzarían a los carriles de cruce fronterizo vehícular a San Ysidro, donde fueron interceptadas por otro bloque de policías, a quienes les reclamaron el libre tránsito y de protesta.

Permanecieron en este lugar unos 20 minutos de forma pacífica y ordenada mientras que los reporteros, fotógrafos y camarógrafos varones se retiraran al menos a unos cien metros, para evitar provocaciones.

Cantaron “el violador eres tú”, “verga violadora a la licuadora”, encabezadas por mujeres encapuchadas marcharon de regreso a El Chaparral, en donde cerraron los carriles de entrada a México desde Estados Unidos.

A los policías que les impidieron el acceso les lanzaron palabras ofensivas, rayaron paredes y con aerosol hicieron pintas para acusar de violadores a policías y a algunos médicos y también la leyenda “Tijuana Feminicida”.

Después de 30 minutos retomaron su marcha a la Zona Urbana del Río, siempre escoltadas por policías, sin embargo la tranquilidad se perdió al llegar al cruce de Avenida Internacional y Vía Rápida Oriente.

En ese tramo su camino fue bloqueado por policías, a quienes trataron de empujar y se hicieron de algunas palabras, pero fue controlada la situación de forma inmediata por manifestantes y autoridades.

Descendieron por Revolución hasta calle Primera, y concentrase de nueva cuenta en Plaza Santa Cecilia, en donde se pronunciaron en contra de cualquier acto de violencia por parte de los hombres y solicitaron al gobierno actuar a favor de ellas y su integridad.

La marcha tuvo lugar horas después de que se reportaron en tijuana al menos dos feminicidios, una hallada con huellas de violencia envuelta en una cobija y la otra con señales de golpe a la altura de El Chaparral.