EFEManagua

Nicaragua recibió este viernes un cargamento de 36.480 dosis de vacunas contra la covid-19, y anunció que a partir del próximo 2 de agosto estarán disponibles para las personas de 45 años o más.

El cargamento de vacunas contra la covid-19, recibido en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino de Managua por la ministra de Salud, Martha Reyes, llegó a Nicaragua a través del mecanismo Covax y la iniciativa asociación internacional Gavi, que garantizan medicamentos a países pobres.

Las vacunas “llegan procedentes de Suecia, y recibimos con agradecimiento (…), todos los que hacen envíos (a Nicaragua) pueden constatar cómo se utilizan para promover el bien, sin exclusión o discriminación”, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, cuyo Gobierno ha sido criticado, y algunos de sus funcionario sancionados por otros países, por supuestamente negar la atención en salud a opositores.

Con la última entrega de Covax, la cantidad de dosis contra la covid-19 que han llegado a Nicaragua en 2021 asciende a 661.480, de las cuales, más de 300.000 son de la fórmula rusa Sputnik V, según ha reivindicado Moscú, un aliado del Gobierno nicaragüense.

La primera dama anunció que el próximo lunes iniciará el proceso de aplicación de la primera dosis a las personas de 45 años o más. Murillo no especificó si vacunarán únicamente a las que tengan enfermedades crónicas, como en ha sido la norma en los extractos de edad superiores.

La pandemia de covid-19 ha dejado 195 muertos y 9.671 los casos confirmados desde que la enfermedad fue detectada en Nicaragua, en marzo de 2020, según datos oficiales, que no son reconocidos por el gremio médico.

Por su parte, el independiente Observatorio Ciudadano Covid-19, compuesto por médicos y voluntarios, reporta 3.631 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con la pandemia, así como 19.743 casos sospechosos, cifras que el Gobierno rechaza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha mostrado su preocupación por la llamada “estrategia singular” del Gobierno de Nicaragua contra la covid-19, que da la misma importancia a la salud que a la economía, y que consiste en no establecer restricciones, promover aglomeraciones y brindar información limitada sobre la pandemia.