EFEMéxico

Organizaciones civiles pidieron este miércoles al Gobierno mexicano encabezado por Andrés Manuel López Obrador no cerrar las estancias infantiles y consideraron que el retiro de los subsidios a estos centros de cuidado es una medida "machista".

En rueda de prensa conjunta las organizaciones Oxfam México, Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y Save The Children señalaron que la decisión de cambiar el Programa de Estancias Infantiles a un esquema de transferencias monetarias a familias "es una salida falsa".

Regina Tamés, directora de GIRE, señaló que esta decisión, que el Gobierno justifica alegando corrupción en el manejo de las guarderías, profundiza la desigualdad de género "porque se refuerza el estereotipo de que las mujeres somos las principales responsables del cuidado de los niños".

Señaló que México es el primer país en América Latina donde las mujeres destinan mayor tiempo al cuidado de los hijos.

Explicó que 70 % del cuidado de los menores recae en las mujeres, y que del total de niños de entre 0 y 6 años de edad, 52,1 % son cuidados por las abuelas.

Indicó que otra problemática es que con este tipo de medidas no existe posibilidad de compaginar la vida laboral con la personal, y que esta política "da poca importancia a las familias y a las mujeres", por lo que tildó la medida de "machista".

Tamés señaló que el Estado tiene obligación de invertir en la primera infancia, y la decisión de no hacerlo "transfiere esa responsabilidad a las familias".

Por su parte, María Josefina Menéndez, directora ejecutiva de Save the Children en México, destacó que la primera infancia es una etapa clave en la vida del ser humano.

Indicó que de acuerdo con algunos estudios realizados por la organización, la asistencia por dos años a una estancia triplica las probabilidades de que un niño tenga un desarrollo normal.

En ese sentido, dijo que 20 % de los niños de 0 a 5 años en México no alcanzan un desarrollo adecuado, lo cual repercute en la edad adulta.

Es por ello que la decisión de cambiar el Programa de Estancias Infantiles que el Gobierno justifica "no garantiza que los niños accedan a una educación inicial adecuada", dijo.

Explicó que, además, existe especial preocupación porque sin este programa los niños quedan expuestos a entornos desfavorables para su educación y protección.

Recordó que 60 % de los delitos contra la niñez se perpetran en el entorno familiar "por lo que, en muchas ocasiones, es un riesgo que queden al cuidado de familiares o conocidos".

Asimismo, dijo que de acuerdo con un censo reciente realizado en 50 estancias de Ciudad de México y Área Metropolitana, se detectó que tras la decisión de cambiar el Programa se ha dado un 21 % de baja en la matrícula "y se estima que esta cifra sea de entre 34 y 35 % a nivel nacional".

A su vez, Ricardo Fuentes Nieva, director ejecutivo de Oxfam México, señaló que se estima que en los próximos seis años el Estado tendrá la responsabilidad de garantizar los derechos de 26 millones de niños de entre 0 y 5 años.

Reiteró que la inversión en edad primaria determina las oportunidades que los niños y niñas puedan tener en su vida adulta y apuntó que la transferencia de dinero a madres y padres "no puede sustituir la educación integral".

Finalmente, propusieron a López Obrador que exista un periodo de transición que garantice la operación de estancias infantiles en tanto se reestructura un nuevo programa integral para otorgar un servicio de calidad y que favorezca la igualdad de oportunidades.

Además de crear un grupo de trabajo de especialistas para la revisión y reestructuración del programa, sin detener los subsidios durante ese proceso para evitar el cierre de las estancias.

Y pidieron asegurar que el nuevo programa fortalezca diversos elementos como la definición de altos estándares de seguridad y salubridad, y el establecimiento de los mecanismos de supervisión y acompañamiento para la mejora del servicio.

Asimismo, señalaron que se deben robustecer los procesos formativos y mejorar las condiciones de trabajo de educadoras y educadores, así como ampliar la cobertura del servicio de forma progresiva y avanzar en la construcción de un sistema nacional de cuidado para niñas y niños.