EFELima

Expertos en salud mostraron opiniones divididas sobre la necesidad de que Perú regrese a una cuarentena estricta para controlar el incremento de casos de la COVID-19, que ya superaron los 478.024 contagios, tal como está considerando la ministra de Salud, Pilar Mazzetti.

Tras el levantamiento de la cuarentena en julio pasado, el número de casos se elevó en Perú a unos 7.000 por día y más de 200 fallecidos diarios con diagnóstico confirmado, que lo mantienen como el séptimo país del mundo con más contagios.

Sin embargo, Mazzetti ha declarado que la cifra más cercana de muertos por la COVID-19 en Perú es de 47.000, más del doble de los más de 21.000 decesos registrados por el ministerio desde marzo.

La titular de Salud dijo que estaría a favor de que se aplique una cuarentena focalizada en los distritos con mayor número de casos y que se imponga nuevamente el confinamiento los días domingo para evitar las reuniones sociales y la concentración de personas.

EXMINISTROS CONTRA CUARENTENA

No obstante, la exministra de Salud Silvia Pessah declaró este lunes que "encerrarnos de nuevo será muy complicado porque la gente tiene que salir a comer".

"Cuando nos encerramos (...) debimos haber tenido la previsión no solamente de encerrarnos, sino de darnos el tratamiento, que después se hizo; pero además con una canasta para una semana para que la gente se pueda quedar en su casa; y además, anotando si es que recibieron o no el bono", señaló a RPP Noticias.

Pessah opinó que la inmovilización social obligatoria que se hizo entre marzo y julio pasados "no funcionó" y que ahora corresponde aplicar una estrategia específica después de evaluar los contagios por distrito.

"No es lo mismo lo que está pasando en Espinar (en la andina Cusco), en este momento en términos de COVID-19, que lo que está pasando en la misma ciudad de Arequipa o lo que pasa en Lima, en el distrito de San Borja o en San Isidro", anotó.

Lima es de lejos la región con más contagios en el país con más de la mitad de los enfermos a nivel nacional.

En el mismo sentido, el exministro de Salud Abel Salinas dijo discrepar con Mazzetti, al afirmar que "el virus no distingue de viernes a sábado y no es que no circule los domingos".

"Saludo que la ministra Mazzetti haya comenzado a transparentar las cifras, pero sí hay que hacer estrategias diferentes. No es imposible cercar un distrito o una manzana cuando encontremos que ahí está circulando (el virus)", dijo en entrevista con Canal N.

CUARENTENA ANTE 7.000 CASOS DIARIOS

Por otro lado, el médico infectólogo Juan Villena declaró a favor de volver a ordenar una cuarentena estricta debido al incremento de contagios, que no van a tener opción de atenderse en los centros de salud ya colapsados.

Villena recordó que de los 7.000 infectados diarios cerca del 30 % necesitará de hospitalización, pero prácticamente ya no existen camas en unidades de cuidados intensivos.

El experto alertó que estas semanas son decisivas porque el número de casos seguirá subiendo, dado que la población no cumple con las medidas de distanciamiento social y las unidades de transporte público están circulando llenas de gente.

PERÚ SE ACERCA AL MEDIO MILLÓN DE CASOS

De acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud, más de 2.573.691 personas han sido sometidas a exámenes de descarte del coronavirus, de las cuales 478.024 dieron positivo hasta el sábado.

En las últimas horas, se confirmaron los casos de 7.012 positivos a la pandemia.

Asimismo, hay 13.768 pacientes hospitalizados, de los cuales 1.488 se encuentran con ventilación mecánica en las unidades de cuidados intensivos.

Un total de 324.020 personas se recuperaron de la COVID-19 después de estar aisladas en sus casas o de recibir el alta médica en un hospital, mientras que 21.072 personas han fallecido desde marzo pasado con diagnóstico confirmado.

Actualmente, hay 132.932 casos activos con la enfermedad en Perú.

PLANTAS DE OXÍGENO PARA LA SELVA

De otro lado, el comité organizador de la campaña Respira Perú, formado por la Conferencia Episcopal Peruana, la Universidad San Ignacio de Loyola y la Sociedad Nacional de Industrias, anunció la compra de tres nuevas plantas de oxígeno por 448.300 dólares para las regiones selváticas de San Martín y Huánuco.

Una de las nuevas plantas tendrá como destino la provincia de Picota, en San Martín, región que tiene más de 9.862 casos confirmados y más de 400 fallecidos, lo que ha generado la preocupación de los dirigentes de 200 comunidades nativas de la zona.

Otra planta irá a Huánuco, que presenta 7.653 casos confirmados y más de 200 muertos.

Dos de las plantas portátiles llegarán el 22 de agosto y tienen la capacidad de producir doce metros cúbicos por hora de oxígeno medicinal (380 kilos por día); mientras que la tercera planta puede producir hasta 30 metros cúbicos por hora y será entregada el 15 de setiembre.