EFERío de Janeiro

El Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama), órgano del Gobierno responsable por las acciones y políticas de protección ambiental, ordenó a sus brigadas de incendio que suspendan las actuales tareas de combate al fuego en todo el país, incluyendo la Amazonía y el Pantanal, por falta de recursos.

La retirada de los casi 1.400 bomberos del Ibama enviados a diferentes regiones del país para combatir incendios que en los últimos dos años han marcado récords tanto en la Amazonía como en el Pantanal fue ordenada por la Dirección de Protección Ambiental del órgano en un memorando conocido este jueves.

Pese a que ni el Ministerio del Medio Ambiente ni el Ibama confirmaron la información, el citado memorando del jefe del Centro Especializado de Prevención del Fuego (Prevfogo) del Ibama, Ricardo Vianna Barreto, fue filtrado a la prensa por funcionarios del organismo y reproducido este jueves en varios portales.

En su comunicación, Barreto ordena "el regreso de todas las Brigadas de Incendio Forestal del Ibama a sus respectivas bases de origen a partir de las 00.00 horas del 22 de octubre, donde tendrán que permanecer esperando nuevas instrucciones".

La decisión es un nuevo capítulo del pulso entre el Ibama y el Ministerio de Medio Ambiente por recursos y del pulso entre esta cartera y la de Economía por el mismo motivo.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, viene reduciendo gradualmente los recursos del Ibama desde el año pasado y llegó a anunciar que pretendía fundirlo con otros órganos ambientales.

Hace dos meses, Salles llegó a decir que el Ministerio tendría que suspender todas sus acciones de combate a la deforestación en la Amazonía por falta de recursos pero inmediatamente fue desautorizado por el vicepresidente, Hamilton Mourao, que lidera las políticas de Brasil destinadas al desarrollo sustentable de la mayor selva tropical del mundo.

La dirección del Ibama ha intentado en las últimas semanas infructuosamente que el Ministerio de Economía desbloquee una serie de recursos de su presupuesto para este año y alega que ya agotó lo que tenía en caja.

COMBATE A INCENDIOS SIGUE PERO CON MENOS HOMBRES

La suspensión por parte del Ibama de las tareas de combate a los incendios, que proseguirán pero con agentes, bomberos y militares enviados por los gobiernos regionales y las Fuerzas Armadas, se produce en momentos en que la destrucción provocada por el fuego alcanza niveles récords en Brasil.

Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), la extensión de las áreas destruidas por los incendios forestales en todos los ecosistemas de Brasil entre enero y septiembre alcanza los 226.000 kilómetros cuadrados, la mayor para el período desde 2012.

Los incendios ya habían destruido en los nueve primeros meses del año pasado 224.000 kilómetros cuadrados de vegetación en Brasil.

Mientras que las imágenes de los incendios en la Amazonía provocaron indignación mundial el año pasado y hasta protestas de países como Francia, este año la situación más grave es la del Pantanal, donde el fuego ya destruyó más del 23 % de toda su extensión en Brasil.

Entre enero y septiembre los incendios arrasaron 32.910 kilómetros cuadrados de vegetación en el Pantanal, casi tres veces la extensión destruida en el mismo período del año pasado (12.948 kilómetros cuadrados) y la mayor en las últimas décadas.

El número de incendios en el Pantanal fue récord en agosto y septiembre y suma 2.687 en los 21 primeros días de octubre, frente a los 2.430 de los 31 días del mismo mes del año pasado.

En la Amazonía, por su parte, el fuego ya destruyó 62.311 kilómetros cuadrados este año, frente a 59.826 kilómetros cuadrados en 2019.

El número de incendios en la Amazonía entre enero y septiembre alcanza los 76.030, el mayor para el período desde 2010 (102.409).