EFEPanamá

Panamá reportó este viernes 741 nuevos casos de la COVID-19 y 16 muertes, para llegar a 104.879 contagios confirmados y 2.229 defunciones por la enfermedad en 195 días de pandemia, indicaron las autoridades sanitarias panameñas.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que los hospitalizados llegan a 725 en sala general y 156 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Aisladas en sus casas con cuadros leves se encuentran 22.179 personas, mientras que otras 497 han sido llevadas a hoteles que funcionan como hospitales.

En el país centroamericano, tras el primer caso de la enfermedad descubierto el 9 de marzo pasado, se han aplicado hasta la fecha 423.054 pruebas de detección de contagios, con positividad global de 26,2 %.

Los test por millón de habitantes ascienden a 98.879 en Panamá, donde en las últimas horas se aplicaron 5.434 pruebas que arrojaron una positividad del 13,6 %.

Con 4,2 millones de habitantes, Panamá mantiene una tasa de letalidad del nuevo coronavirus del 2,1 %, una de las más bajas de la región.

Los decesos de acuerdo con el rango de edad se concentran entre personas de 60 a 70 años (1.052) y mayores de 80 (569).

La provincia de Panamá, donde está localizada la capital, y la aledaña de Panamá Oeste son las áreas de mayor incidencia de casos con 56.114 y 18.163, respectivamente.

Panamá, sustentado en una disminución de los índices pandémicos por un reforzamiento del rastreo (trazabilidad) de casos positivos y sus contactos, avanza en su cronograma actualizado de apertura de actividades.

Es así que el próximo lunes está programado el reinicio de las actividades deportivas federativas, aunque sin presencia de público.

El país centroamericano cumple cinco días de haber suspendido la restricción de movilidad por género y suavizado el toque de queda establecido para frenar la propagación de la COVID-19.

Sin embargo, las autoridades han indicado que no es el momento de bajar los brazos y descuidar el auto-cuidado y la práctica de las medidas de bioseguridad recomendadas, a fin de evitar contagiarse ya que todavía "no se ha ganado la lucha contra el virus".