EFECiudad de Panamá

El Ministerio de Salud de Panamá (Minsa) informó este martes de 3.307 casos de la covid-19 y ninguna defunción, para un total de 793.137 contagios confirmados y 8.194 fallecimientos en más de dos años de pandemia.

Hay 16 pacientes hospitalizados por el coronavirus en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y 132 en sala general, en tanto que 15.921 están aislados en casa y 35 en hoteles, para un global de 16.104 casos activos.

Los enfermos que han sanado alcanzan los 768.839 desde que el 9 de marzo de 2020 se dio el primer caso de contagio en Panamá, donde la covid-19 tiene una letalidad de 1,0%, de las más bajas en la región latinoamericana.

Las defunciones, según el rango de edad, se concentran entre las personas de más de 60 años, que suman en su conjunto 6.133 decesos, aunque la mayor cantidad de casos se da en el segmento de 20 a 59 años con un total de 678.218.

En esta jornada se aplicaron 15.357 pruebas para detectar casos de covid-19, con una positividad de 21,5%. Panamá lleva 5.960.270 test aplicados, 1.375.585 por millón de habitantes.

Con respecto al proceso de vacunación, el informe del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) del Ministerio de Salud señala que en Panamá se han administrado 8.117.390 dosis de vacunas contra la covid-19.

En el país centroamericano, el 87 % de la población meta, de 5 años en adelante, ha sido vacunada con al menos una dosis contra el coronavirus, según el Minsa.

Con segunda dosis se tiene una cobertura de 77,7 % y la dosis de refuerzo alcanza hasta la fecha el 48,7 %.

De las dosis pediátricas a la población entre 5 y 11 años, se han aplicado un total de 412.378.

El Minsa ha confirmado que Panamá enfrenta una quinta ola de la covid-19 empujada por la variante Ómicron y sus dos subvariantes BA 1 y BA 2, que se ha evidenciado en los últimos días por una intensa subida de los contagios y la positividad.

Una cuarta ola se dio en el país centroamericano entre diciembre y mediados de enero pasado impulsada por la variante ómicron.

El Minsa insta a la población a no bajar la guardia y seguir aplicando las medidas de bioseguridad recomendadas para la prevención del coronavirus.