EFEPanamá

Panamá añadió este lunes 722 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2 y 8 defunciones por la enfermedad de la COVID-19, para llegar a 111.277 contagios confirmados y 2.348 muertes en 205 días de pandemia, dijeron las autoridades, que instaron a cumplir con los protocolos sanitarios tras la apertura de más actividades económicas.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que los hospitalizados suman 800, de los cuales 690 se encuentran en sala general y 110 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Aisladas en su domicilio con síntomas leves permanecen 20.056 personas, y otras 378 han sido ubicadas en hoteles-hospitales.

Panamá, que el pasado 9 de marzo detectó el primer caso de contagio, ha acumulado 472.799 test de diagnóstico del SARS-CoV-2, con una positividad global de 25 %.

En las últimas horas se aplicaron 4.476 nuevos test, los cuales arrojaron un porcentaje de positividad de 16,1.

Panamá mantiene una tasa de letalidad por la COVID-19 de 2,1 %, de las más bajas de la región.

REAPERTURA, RESPONSABILIDADES DE LA POBLACIÓN Y PLAN DE VACUNAS

Los restaurantes y el comercio minorista comenzaron este lunes a recibir clientes y se reactivó la aviación nacional en el marco del cronograma hacia una "nueva normalidad" en Panamá, que se sustenta en un descenso en los indicadores pandémicos.

El ministro panameño de Salud, Luis Francisco Sucre, dijo que tras la reapertura este lunes "ahora la responsabilidad es de todos" en el cumplimento de las medidas de bioseguridad y protocolos establecidos para prevenir un repunte de casos.

"La pandemia no se va a resolver el día de mañana ni en un mes, como país estamos esperando un posible rebrote por apertura del comercio. Estamos trabajando arduamente para que ese rebrote no sea de gran impacto", aseveró el ministro panameño.

Tras reconocer que "la gran mayoría de la población" hace un esfuerzo por acatar las medidas de bioseguridad, insistió en que "afuera hay un virus que está a la espera de que se cometa un error y por eso no podemos abrir las puertas" por ejemplo, a la celebración de carnavales el próximo año, que de momento está cancelada, y el acceso a las playas, que por ahora "seguirán cerradas" hasta nueva decisión.

El Gobierno panameño informó también de un plan para adquirir una vacuna seguro y eficaz contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, la cual debe ser verificada y autorizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Panamá, que se adhirió a un mecanismo regional denominado COVAX, creado por la OMS para garantizar el acceso equitativo a una vacuna que funcione, ha logrado acercamientos con 14 casas farmacéuticas y Gobiernos que patrocinan estos estudios para asegurar una cierta cantidad de dosis, según la información oficial.