EFELima

Más de 12.000 personas han dado positivo para la COVID-19 en las cárceles de Perú, lo que supone el 44 % de las más de 27.000 pruebas realizadas hasta ahora en prisiones, según anunció este sábado la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Neyra.

El objetivo de las autoridades peruanas es realizar pruebas a la totalidad de los más de 90.000 presos que están recluidos en 68 prisiones a lo largo de todo el país y también a los más de 11.000 funcionarios penitenciarios que están a cargo de la seguridad de los mismos centros.

"Hemos tomado alrededor de 27.000 pruebas a la fecha y tenemos 12.294 personas infectadas. Nuestro objetivos son tres: el testeo, pero también el tratamiento farmacológico y la observación clínica", señaló Neyra en declaraciones a la emisora RPP Noticias.

Hasta ahora ya han pasado pruebas la totalidad de reclusos de las cárceles de Ancón I, Ancón II y Miguel Castro Castro, todas ellas ubicadas en Lima.

En Castro Castro, escenario en abril de un violento motín que dejó nueve fallecidos, se completaron la pasada semana las pruebas a casi 5.200 presos.

Esta próxima semana se espera concluir el proceso con los reos del la cárcel Callao, conocida como Sarita Colonia, la primera donde se dio un foco de contagio de coronavirus entre la población penitenciaria de Perú.

TERAPIA INTERNA

La ministra comprobó recientemente el inicio de esta serie de pruebas rápidas a 40 funcionarios de la cárcel de Lurigancho, la más poblada de Latinoamérica con más de 9.300 presos y 700 servidores públicos.

Lurigancho, ubicada también en Lima, ha servido de modelo para importantes cárceles del país con la estrategia emprendida por el Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) de capacitar a los mismos reclusos para que sepan identificar posibles casos de COVID-19 dentro de sus pabellones y derivarlos al área médica.

Allí también se instaló un hospital temporal dentro de uno de los talleres para ser tratados dentro de las mismas instalaciones y evitar trasladar a los reclusos enfermos a los hospitales que ya están colapsados y donde cuesta encontrar una cama libre.

"Uno de los objetivos es realizar las pruebas, pero también hemos trabajado en el tratamiento farmacológico. Dentro de los penales tenemos internos capacitados para detectar y tratar los casos para evitar la propagación. En eso estamos trabajando", explicó Neyra.

FALLECIDOS SOBREPASAN LOS 200

Hasta la primera semana de junio habían fallecido por COVID-19 212 presos y 15 funcionarios de prisiones. Desde entonces las autoridades peruanas no han vuelto a actualizar esa cifra a nivel nacional a pesar de que se han dado más fallecimientos en las últimas semanas.

En la prisión de Yanamayo, ubicada en Puno, a orillas del lago Titicaca, murieron recientemente por la COVID-19 cuatro internos que tenían otras enfermedades preexistentes.

En la prisión de Tacna, situada en la frontera de Perú con Chile, hay cinco presos hospitalizados y según la dirección de la cárcel ya no cuentan con más guardianes para custodiar a más presos que deban ser enviados a establecimientos de salud externos, según reportó el martes la Defensoría del Pueblo.

PREPARATIVOS PARA ENSAYOS DE VACUNA

Perú es el sexto país del mundo y el segundo de Latinoamérica con más casos confirmados de COVID-19 al acumular más de 576.000 contagios y con más de 27.000 muertes está muy cerca de superar a Bélgica como el país con la mayor tasa de mortalidad.

Se espera que la próxima semana se habilite una plataforma para la inscripción de los voluntarios que participarán en los ensayos clínica de la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinopharm, que también ha llegado a convenios para probar la efectividad de la misma vacuna en Argentina, Arabia Saudí y Marruecos.

A los voluntarios de los ensayos clínicos se les hará un seguimiento diario durante un año, periodo en el que tendrán una póliza de seguro de atención médica ante cualquier evento.