EFEWashington

Los responsables de las principales agencias migratorias de EE.UU. defendieron este domingo las redadas contra indocumentados en nueve ciudades del país, donde la situación es confusa porque el Gobierno no han confirmado su inicio, aunque en Nueva York hubo tres operaciones el sábado sin detenidos.

Los máximos responsables del Servicio de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE, en inglés), encargado de las deportaciones; el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), que administra el sistema migratorio; y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), a cargo de patrullar la frontera, desfilaron este domingo por los principales canales de televisión del país.

Todos ellos hicieron hincapié en la necesidad de que se lleven a cabo las redadas, pero no quisieron dar precisiones.

"No hablaré específicamente de nada de lo que está pasando desde el punto de vista de las operaciones", indicó el director de ICE, Matthew Albence, cuya agencia es la encargada de llevar a cabo las redadas, en una entrevista con la cadena de televisión Fox News.

El diario The Wall Street Journal, que citó a una fuente anónima conocedora del asunto, reveló que las autoridades intentaron practicar redadas la noche del sábado en Nueva York.

De acuerdo a esa fuente, agentes de ICE acudieron a los barrios de Harlem y de Sunset Park, este último en Brooklyn, pero fueron rechazados por los vecinos porque no tenían órdenes de arresto.

En una rueda de prensa, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, confirmó este domingo que ayer hubo tres redadas y ninguna detención, mientras que hoy no se ha registrado actividad del ICE.

"Esto es lo que sabemos en estos momentos: tres situaciones que hemos confirmado ayer en las que estaban involucrados agentes del ICE, con testigos presenciales que nos lo han confirmado (...). En ninguno de los casos los agentes del ICE encontraron a nadie", aseguró De Blasio.

"Literalmente no ha habido actividad hoy", agregó.

Por su parte, un funcionario gubernamental de alto rango dijo a Fox News que las redadas comenzaron a última hora del sábado y primera del domingo en "varias jurisdicciones", no solo en la urbe de Nueva York.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó hace dos días que su Gobierno iba a iniciar este domingo redadas en nueve ciudades para deportar a "miles" de indocumentados.

Esas localidades son Nueva York, Miami (Florida), Houston, Los Ángeles y San Francisco (California), Chicago (Illinois), Atlanta (Georgia), Baltimore (Maryland) y Denver (Colorado).

En su entrevista con Fox News, Albence insistió en que el objetivo son "individuos específicos" sobre los que pesa una orden de expulsión del país.

"Son individuos que han venido ilegalmente a este país, han tenido la oportunidad de reclamar asilo delante de un juez de inmigración y la mayoría de ellos eligió no darse esta oportunidad y no aparecer en la primera vista migratoria", detalló.

Por su parte, el director interino de USCIS, Ken Cuccinelli, habló al canal CNN, donde rehusó ofrecer "detalles operacionales", ya que, a su juicio, podría poner en peligro a los agentes de ICE.

Preguntado por si hay garantías de que las familias de inmigrantes no serán separadas durante las redadas, Cuccinelli respondió: "De la misma manera que no he estado dispuesto a hablar de detalles de la operación no haré comentarios sobre eso".

"Hay un millón de personas, incluidas familias, con órdenes de expulsión", destacó.

En su intervención en el programa "Face the nation", de la cadena CBS, el comisionado en funciones de la CBP, Mark Morgan, reiteró que la operación "no es sobre la separación de familias. Esa no es la intención, nunca lo ha sido, nunca lo será".

Explicó que, en el caso de una inmigrante indocumentada que esté en la última etapa de su embarazo, los agentes no la arrestarán: "Le darán un papel, una notificación para que comparezca, y regrese más tarde cuando sea apropiado", aseguró.

Mientras y a la espera de que se sepan datos sobre las redadas, una abogada del grupo Southern Poverty Law Center Melissa Crow fue tajante, en declaraciones a Efe, sobre las medidas que tienen que tomar los inmigrantes que se encuentren con los agentes de ICE en sus casas: "No abran la puerta", sentenció.

"La única circunstancia por la que están obligados a hacerlo (abrir la puerta a los agentes) es si (los agentes) disponen de una orden de un juez, no de una orden administrativa de un funcionario de ICE, y normalmente los agentes van con órdenes administrativas", afirmó.