EFEBuenos Aires

Centenares de personas empujaron hoy multitud de sillas de ruedas vacías por el centro de Buenos Aires para pedir que el Ejecutivo argentino no reduzca la cantidad de pensiones otorgadas a personas con discapacidad y que pague "en tiempo y forma" a quien ya se las ha otorgado.

Los presentes denunciaron que desde la llegada de Mauricio Macri al poder (finales de 2015) se ha reducido el número de pensiones por discapacidad de manera "injustificada" y cuando se ha intentado revocar la decisión han pedido "cada vez más requisitos" que han retrasado el proceso para obtener la ayuda.

"La importancia de la pensión no contributiva es fundamentalmente para que la persona pueda tener acceso a las prestaciones, porque el derecho a la atención es el primer derecho que tiene una persona con discapacidad", recalcó a Efe Beatriz Pérez, representante en la convocatoria y coordinadora técnica en Cottolengo Don Orione, en la localidad de Claypole, en la provincia de Buenos Aires.

Durante la marcha, convocada en la Plaza de Mayo, un grupo de los asistentes acudió bajo el lema "hagamos visible lo invisible" a la Casa Rosada, a pocos metros de distancia, y entregó un documento con las peticiones por escrito.

"Queremos llamar la atención del señor presidente para que intervenga y pueda realmente dar una solución a este momento de urgencia que vive un colectivo argentino que engloba más de cinco millones de personas", expuso a Efe Eduardo Maidana, del Foro de promoción y defensa de lo derechos de las personas con discapacidad.

Maidana, que también es miembro de la Asociación de Institutos Educativos Privados Especiales Argentinos (AIEPEsA), fue uno entre la gran multitud que ocupó la plaza durante dos horas con decenas de carteles en blanco y negro que decían "NO al ajuste en discapacidad".

"Nos parece que, si hay que hacer un ajuste por la crisis, no es el sector más indicado porque marca a los más vulnerables", razonó.

Entre el público asistente estaba Haydé Arati, madre de Gabriel López -ingresado en el Cottolengo Don Orione-, quien denunció que es "imposible" mantener los "costosos" cuidados que necesitan las personas con discapacidad.

Al ser preguntada sobre si han aumentado los precios de los tratamientos por la alta inflación que vive el país (40,5 % interanual en septiembre), su respuesta fue firme: "Todo, todo, todo. Y acá hay mucha gente, pero hay muchos chicos que no tienen padres, entonces no han venido" para reclamar por la reducción de ayudas, explicó mientras empujaba una de las sillas vacías.

Los organizadores denunciaron que esta situación es un problema que también viven otras provincias de Argentina y por ello también ha habido otras convocatorias, como las de este miércoles en San Juan (oeste), Mendoza (oeste), Tucumán (norte) y Santa Fe (centro).