EFEBogotá

El conflicto armado colombiano ha dejado al menos 35.000 víctimas de delitos contra la libertad e integridad sexual que hasta ahora no han tenido un avance significativo en su reparación, según denunciaron este miércoles varias organizaciones.

Con motivo de la celebración hoy del Día Nacional de la dignificación de las Víctimas de violencia sexual en el conflicto armado colombiano, organizaciones como Caribe Afirmativo y el Global Survivors Fund presentaron un estudio exhaustivo sobe las reparaciones que han tenido lugar para estas víctimas, que deja "al descubierto sus necesidades y hace recomendaciones concretas a diversos actores nacionales e internacionales".

De las más de 9 millones de personas inscritas en el Registro Único de Víctimas (RUV), unas 35.000 son víctimas de delitos contra la libertad e integridad sexual, según estas organizaciones, que denuncian que "son muchas más las víctimas que aún no han reclamado sus derechos ni han denunciado lo que les ha sucedido, por miedo o amenazas".

Este informe se hace eco de los reclamos de las víctimas que aseguran que necesitan atención médica, pero también "construir un proyecto de vida integral", como dice una de ellas.

"Es difícil entender que una víctima de violencia sexual llegue y necesite no solo un médico de cabecera, sino también un urólogo, un ginecólogo. Necesitamos un psicólogo, y una serie de cosas más. Tienen que entender que lo que queremos ya no es un enfoque fragmentario sino integral", expuso otra de ellas.

DÍA NACIONAL

El 25 de mayo se celebra, por un decreto de 2014, este día para "reconocer la valentía, trabajo y resistencia de miles de mujeres víctimas de violencia sexual; y que tendrá por objeto reivindicar su dignidad y rechazar este delito".

El 25 de mayo de 2000, la periodista colombiana Jineth Bedoya fue secuestrada y sometida a tortura y violencia sexual cuando acudía a la cárcel La Modelo a hacer un reportaje, en unos hechos por los que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), el pasado octubre, condenó al Estado colombiano por las violaciones de sus derechos.

El Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) cifra en 14.380 las personas que fueron víctimas de violencia sexual entre 1958 y 2022 en el conflicto armado, de las cuales el 87 % fueron afrodescendientes.

"Todos los actores del conflicto armado ejercieron control sobre la capacidad reproductiva de las mujeres. No obstante, su práctica reiterada, es de las formas menos visibles de violencias basadas en género", denunció hoy el Centro de Derechos Reproductivos.

Aunque los grupos paramilitares, según el CNMH, fueron los mayores responsables de agresiones sexuales, con al menos 4.837 casos de violencia sexual, seguidos muy de cerca de las guerrillas, con 4.722.