EFETegucigalpa

El 40,1 por ciento de los menores hondureños que emigran de forma ilegal son niñas, alertaron hoy expertos que urgieron a los Estados y las sociedades a hacer más esfuerzos para proteger sus derechos y dar un "trato humano, en el marco de la celebración del Día Internacional de la Niña.

En la inauguración en Tegucigalpa del IV Foro Niñas con igualdad: Migración, una respuesta humana, un trato digno", la directora de Plan Internacional Honduras, Belinda Portillo, dijo a Efe que en el país "el 40,1 por ciento de la niñez que migra, es niña".

Señaló que es necesario "visibilizar la problemática" que las niñas enfrentan al cruzar el territorio mexicano hacia Estados Unidos, en una travesía en la que se exponen a "violaciones, trata de personas y acciones que les pueden privar su libertad o la vida",

Indicó que en Honduras es necesario "minimizar" los factores de riesgos que obligan a las niñas a migrar, así como en los países de tránsito y destino.

"En toda la ruta de migración, los derechos de los niños y las niñas se diluyen, se pierden, y no se respetan", subrayó Portillo, quien destacó la importancia de que a los menores se les "dé un trato humano" y "una respuesta digna".

La pobreza, la violencia, la falta de oportunidades y la reunificación familiar son las principales causas por las que las niñas migran, añadió.

Tras inaugurar el foro, la vicecanciller hondureña de Asuntos Consulares, Nelly Jerez, dijo a Efe que es necesario que los niños conozcan los peligros que hay al intentar cruzar la frontera ilegalmente desde Centroamérica y México hacia Estados Unidos.

Señaló la necesidad de concienciar a los menores, muchos de ellos solos, sobre los riesgos de la migración irregular en la región, en donde se exponen a ser víctima al secuestro, violencia sexual, la trata de personas, el reclutamiento y hasta la muerte.

Jerez indicó que una de las prioridades de su país es "prevenir y disminuir" la migración de menores, lo cual, dijo, es un tema "educativo, de prevención y de apoyo del Estado y la sociedad civil".

"Es un esfuerzo grande que tenemos que hacer", enfatizó la vicecanciller hondureña, quien instó a los padres a no poner a los niños en manos de traficantes de personas conocidos como "coyotes" o "polleros".

Por su parte, el representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Honduras, Andrés Celis, dijo en el evento que el mundo está enfrentando "la mayor crisis" de desplazamiento forzado en la historia.

Enfatizó que esa crisis ocurre por "la desigualdad entre Estados y economía, la discriminación, la debilidad de los Estados y fallas del Estado de derecho, violaciones de derechos humanos y violencia".

Celis destacó la importancia de promover un Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, acordado en julio pasado en la ONU.

Afirmó que todos esos problemas "son generados por adultos que no han cumplido su compromiso de ubicar cuál es el interés superior del niño en la respuesta" y cuándo abordan la temática, "tampoco están pensando cómo resolverla a partir del interés superior".

En el caso de Honduras, Celis indicó que el 12 por ciento de los menores hondureños retornados aseguran que huyeron del país por la violencia causada por pandillas y crimen organizado.

Enfatizó que en Honduras "hay una debilidad", pero afirmó que la amenaza de todos los días es "cómo proteger a niños, niñas y adolescentes frente a la situación que están viviendo".

Lamentó la "estrechez de recursos" que Honduras tiene para "poder poner en movimiento lo que se requiere en materia de protección" frente a la magnitud de los problemas que enfrentan los menores.

"La responsabilidad es de la sociedad, la exclusión histórica no es responsabilidad de un gobierno, claro que hay una responsabilidad estatal, pero es como la sociedad se humaniza frente a una situación que es un problema social que requiere una respuesta de todos", enfatizó el representante de Acnur.