EFEPuerto Príncipe

Centenares de policías se manifestaron este domingo en varias ciudades de Haití, por segunda vez en un mes, para exigir mejores condiciones laborales y que se les permita organizarse en sindicatos.

En Puerto Príncipe, algunos agentes de Policía iban vestidos de civil o de uniforme durante la marcha y algunos se pusieron capuchas, una forma de proteger su identidad, porque las manifestaciones están prohibidas a las fuerzas del orden.

En la marcha, pacífica, los agentes estuvieron acompañados de sus familiares, sus esposas, amigos y también, varias decenas de activistas.

Al final de la protesta se distribuyó un manifiesto con una decena de reivindicaciones, entre ellas, un salario equivalente a 530 dólares, beneficios sociales, mejores condiciones sanitarias en las comisarías y que se haga justicia para los policías asesinados.

En caso de que su reclamo no sea contestado, las policías prometen rebelarse.

Los agentes de Policía se dirigieron en la Dirección General de la Policía Nacional en el barrio de Pétion-Ville, donde entregaron el documento a los funcionarios de la institución.

La ley de la Policía Nacional prohíbe a los agentes hacer huelgas y manifestaciones, algo que ellos consideran que contradice la Constitución haitiana de 1987.

La primera manifestación de la Policía se celebró hace cuatro semanas, el 27 de octubre, pero entonces solo salieron a la calle decenas de agentes.

Las manifestaciones de los policías suceden en el marco de la grave crisis sociopolítica que mantiene Haití prácticamente paralizado desde mediados de septiembre.

Después de varios días en los que ha bajado la intensidad de las protestas, los partidos y organizaciones de la oposición han organizado una gran manifestación en todo el país el lunes 18 de noviembre, un día festivo en Haití, para seguir exigiendo la renuncia del presidente, Jovenel Moise.

Desde el pasado 16 de septiembre, el transporte público, el comercio y los bancos han permanecido prácticamente paralizados por las protestas, aunque ha habido algunos días de tregua.

El sector más afectado es el educativo, puesto que las escuelas no han podido reabrir sus puertas desde el 16 de septiembre, día del comienzo de las manifestaciones.