EFESan Salvador

Miembros de la Asociación de Sobrevivientes de la Masacre del Sumpul presentaron este jueves un libro que recoge los testimonios de víctimas de dicha matanza que fue perpetrada por el Ejército de El Salvador en 1980 y en la que murieron unas 300 personas.

El presidente de dicha entidad, Felipe Tobar, explicó a Efe que el ejemplar, titulado "Memorias del Sumpul", reúne los testimonios de más de 50 sobrevivientes del hecho, considerado por defensores de derechos humanos como un crimen de lesa humanidad.

Indicó que con el libro, "primero y único sobre la masacre", "pretendemos mandar un mensaje a la comunidad salvadoreña e internacional de paz y de no repetición de hechos como este y otros que sucedieron en la guerra", que duró 12 años y dejó 8.000 desaparecidos y 75.000 muertos.

"No imagino otra situación como la que vivimos de guerra en la que sufrió y murió mucha gente civil, incluidos niños. Lo que buscamos con el libro es que no se repitan estos acontecimientos", dijo Tobar que además señaló que el proyecto para elaborar el ejemplar comenzó en el 2010.

Por su parte, Ana Deysi García, miembro del equipo gestor para la elaboración del libro, señaló a Efe que "este tipo de trabajos son necesarios para las personas sobrevivientes porque en el país no ha habido un proceso sistemático para la reparación de las víctimas de la guerra".

"Este tipo de procesos da dignidad a las personas y es como un primer paso para ayudarlos a recuperar su autoestima (...) se necesitan hacer procesos psicológicos y sociales que sean más integrales para dignificar a estas personas y en eso tienen una gran responsabilidad el Estado", añadió.

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de la ONU, en la masacre del río Sumpul murieron unas 300 personas, aunque los sobrevivientes cifran en más de 600 el número de muertos.

En mayo de 1980, en plena guerra civil (1980-1992) cientos de campesinos murieron a manos del Ejército, que implementó una estrategia de "tierra arrasada" y los relacionó como supuestos colaboradores de la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Una de esas masacres fue la del río Sumpul, en la que al menos 300 personas que intentaban llegar a Honduras murieron por heridas de bala o ahogadas cuando huían de la violencia desatada por militares y agentes de las extintas Guardia Nacional y Organización Democrática Nacionalista (ORDEN, cuerpo paramilitar).

De acuerdo con la Comisión de la Verdad, las personas fueron asesinados en la ribera del río Sumpul, que sirve de límite entre El Salvador y Honduras, por miembros del Ejército de este país, en complicidad con el hondureño, que impidió el paso de los pobladores que intentaban resguardarse en el territorio vecino.