EFESan José

El representante del bufete Energy Law Firm (ELF), Walter Brenes, dijo hoy que presentó un recurso de amparo en la Sala Constitucional de Costa Rica para que se tomen medidas para prevenir accidentes en el puente sobre el Río Tárcoles (Garabito, Pacífico central) desde donde se observan cocodrilos.

El recurso se presentó el pasado 27 de junio contra la Municipalidad de Garabito, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y la Dirección General de Tránsito (DGT), explicó Brenes a periodistas.

El puente sobre el río Tárcoles, ubicado sobre la ruta 34 (Pacífica Fernández Oreamuno) acoge, desde hace años, a una gran cantidad de personas, en su mayoría turistas, que se aglutinan para observar a los cocodrilos que toman el sol en las orillas del río.

Según Brenes, el recurso de amparo tiene como meta que las autoridades pongan "orden" en una actividad que hasta el momento ha crecido sin ninguna regulación, ni supervisión oficial.

"En ese lugar se reúne una gran cantidad de personas que se exponen al peligro, muchas veces se posicionan en la orilla del puente, en las barandas, a poca distancia de la carretera, donde circulan vehículos a alta velocidad. Sin dejar de lado el peligro que representa la caída de alguien al río", indicó Brenes.

"Desde el pasado 14 de febrero ELF había presentado denuncias administrativas ante la Alcaldía de la Municipalidad de Garabito, el MOPT y la DGT, las cuales a la fecha no han tenido respuesta definitiva, mucho menos acciones efectivas que hayan mejorado o eliminado el problema que existe sobre ese puente", dijo.

Brenes explicó que "todos los días, tanto nacionales, como extranjeros, se detienen sobre el puente, a fin de observar los cocodrilos que ahí descansan. Esta situación genera condiciones de alto riesgo para las personas y para los conductores, toda vez que, se exponen a un eventual accidente".

Los cocodrilos que se pueden observar por decenas bajo el puente pertenecen a la especie americana y pueden llegar a medir hasta seis metros de longitud y pesar más de 500 kilos.

ELF es un bufete de abogados especializado en el ejercicio del derecho público y ambiental, según explicó Brenes.