EFEProvidencia (Colombia)

La furia descomunal del huracán Iota hizo añicos a la isla colombiana de Providencia, un paraíso caribeño destruido en su totalidad y en el que hoy sus habitantes tachan de milagro el haber sobrevivido.

A las casas construidas al pie de una imponente montaña rodeada por el mar el huracán de categoría 5 las azotó sin piedad el pasado lunes en la madrugada y no dejó en pie ninguna de ellas.