EFECochabamba (Bolivia)

Una brigada médica atendió este martes bajo un puente en plena calle a cientos de personas que acudieron a realizarse pruebas de COVID-19 en Cochabamba, una de las ciudades de Bolivia con centros sanitarios saturados ante el aumento de enfermos.

"Todo el día sin parar", comentó a Efe la auxiliar de enfermería Eva Justiniano, una de las integrantes de esta brigada de alrededor de una veintena de profesionales sanitarios.

Los miembros de este equipo de la Clínica San Rafael de la ciudad boliviana de Santa Cruz acudieron a Cochabamba ante la demanda para realizar pruebas rápidas del nuevo cornavirus, un servicio que junto a otros ofrecieron a unas ochocientas personas durante esta jornada.

Una prueba para detectar la enfermedad la cobran a unos 43 dólares, un precio "asequible", con el resultado en unos veinte minutos, explicó.

Las dificultades para conseguir estas pruebas, el coste elevado y la demora en los resultados se han puesto en evidencia en Bolivia con la emergencia sanitaria por la pandemia.

Además ofrecen oxigeno, inyecciones y otros tratamientos, desde primera hora de la mañana hasta poco antes de que anochezca, en plena calle, pues no encontraron otro lugar, señaló la sanitaria.

Justiniano destacó que reciben llamadas de otros lugares de Bolivia para que acudan, pues en distintas partes del país existen problemas de saturación en hospitales y clínicas.

"Hacemos lo que podemos", confesó, con "mucha pena por las personas que no tienen donde acudir".

La enfermera indicó que no discriminan a nadie que acuda a su improvisada clínica en la calle, solo piden que vengan con elementos de bioseguridad como el barbijo y guarden el distanciamiento social para evitar contagios de COVID-19.

Cochabamba, una de las mayores ciudades de Bolivia con más de 600.000 habitantes, es una de las urbes bolivianas con casos de enfermos que peregrinan por centros de salud en busca de alguno que pueda atenderlos, incluso con episodios de algún fallecido a sus puertas con síntomas del nuevo coronavirus.

La ciudad y la región de la que es capital reportan 398 fallecidos y 5.315 casos positivos de la enfermedad, de los 49.250 y 1.866, respectivamente, de toda Bolivia, según datos oficiales.