EFEQuito

La reanudación de clases presenciales en la ciudad costera de Guayaquil desató este lunes una pugna entre autoridades nacionales, que apoyan su desarrollo, y locales, que se oponen ala retorno a las aulas para evitar una mayor propagación de la pandemia.

Mientras la ministra de Educación, María Brown, asistió a la reanudación de clases presenciales en un colegio de Guayaquil, las autoridades de esa ciudad llegaron a clausurarla pues su alcaldesa, Cynthia Viteri, había prohibido el retorno a las aulas por 30 días más.

De acuerdo con el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional, los contagios empezaron a descender y por ello se decidió el cambio en ciudades como Quito y Guayaquil de semáforo rojo a amarillo, lo que permite el retorno voluntario de los estudiantes a las aulas.

Sin embargo, Viteri fue enfática desde el primer momento de la creciente ola de contagios de la covid-19 en que los menores no volverían a las instituciones educativas por 30 días y amenazó con sanciones que podrían llegar hasta la clausura de los establecimientos que incumplan con la orden de su despacho ante el incremento de casos positivos.

Tres colegios de la ciudad tenían planeado retomar clases presenciales desde este lunes, mientras que la Unión Nacional de Educadores, núcleo del Guayas, apoyó la decisión de Viteri, puso en duda la variación de contagios anunciada por el Gobierno el fin de semana y la calificó de "sospechosa".

Según el Ministerio de Salud, existe una disminución de 1.015 a 834 casos diarios en ese poblado y en el grupo de 0 a 14 años una tendencia a la baja del número de contagios de "aproximadamente el 50%".

En un comunicado difundido esta mañana, el Ministerio asegura que las atenciones en emergencias por síntomas respiratorios "han disminuido de manera paulatina" y que no existe una lista de espera en los hospitales públicos.

Por otro lado, Viteri escribió en su cuenta de Twitter que los casos "siguen aumentando" y que los fallecidos aumentaron de 5 a 19 diarios.

También contradijo a las autoridades nacionales y refirió que la ocupación de camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) subió de 52 a 265 y de 107 a 485 en el área de hospitalización.

El Ministerio de Educación informó a los medios de comunicación de que "las clases se dieron con normalidad y no se clausuró ninguna institución", pero la alcaldía difundió fotografías de los sellos de clausura colocados en las puertas de los establecimientos que llamaron a clases presenciales desde hoy.