EFEBerlín

La Ruta Pacífica de las Mujeres, movimiento implicado en las negociaciones para el fin del conflicto en Colombia, recibió hoy en Berlín el Premio a los Derechos Humanos de la Fundación Friedrich Ebert en reconocimiento a su compromiso con una paz que la organización colombiana ve como "irreversible".

"Sí, la paz es imparable, no hay reverso y estamos ahora ya en su punto final, aunque por supuesto este punto final precisará su tiempo", indicó a Efe la coordinadora de la Ruta, Marina Gallego, en un aparte de la ceremonia de esa institución, afín al Partido Socialdemócrata (SPD), socio en el Gobierno de Angela Merkel.

Gallegos, cuyo movimiento integra a 300 organizaciones consagradas a denunciar la violencia contra la mujer, admitió, con resignación, que "muy probablemente" la firma de un acuerdo con las FARC no podrá tener lugar el 23 de marzo, la fecha inicialmente planteada para la culminación del proceso de paz.

"Quizás la fecha del 23 no se vaya a cumplir, pero estamos seguras de que en tres o dos meses ya estarán anunciando la firma del acuerdo", indicó Gallego, para quien el premio de la Fundación es una muestra del compromiso de Alemania con la ayuda al post-conflicto.

La propia Merkel expresó al presidente Juan Manuel Santos su respaldo a esa "paz irreversible", recordó Gallego, en relación a las conversaciones entre ambos líderes durante la gira europea realizada por el mandatario colombiano en noviembre de 2015, en busca de apoyos internacionales a esa fase.

"El derecho a la paz es un derecho de síntesis. Está muy bien que esta Fundación eligiera para el premio a una organización que trabaja por la paz como un derecho de síntesis", indicó.

Gallego recordó que el movimiento ha estado "incidiendo y proponiendo permanentemente" a lo largo de toda la negociación con las FARC, para garantizar que se haga "justicia" al gran colectivo de víctimas -de violencia sexual, secuestros, etc- que son las mujeres.

"La Ruta va a seguir trabajando para que el acuerdo se implemente y contemple los derechos de las mujeres, para que se cumplan todos sus puntos", enfatizó Gallego, quien antes de recibir el premio expuso la situación en Colombia ante un podio integrado, entre otros, por la exministra de Justicia, Herta Däubler-Gmelin.

La labor de la Ruta fue detallada a continuación por la vicepresidenta del Parlamento federal (Bundestag), Edelgard Bulmahn, titular de Educación durante el gobierno socialdemócrata-verde de Gerhard Schröder -entre 1998 y 2005-, del que asimismo formó parte Däubler-Gmelin.

"Las mujeres están determinadas a jugar un papel fundamental para la resolución del conflicto armado. Tienen la grandeza y el coraje para, de víctimas de los más brutales crímenes, pasar a asumir el liderazgo en la lucha por la paz", señaló Bulmahn.

Fue el presidente de la Fundación, Kurt Beck, exprimer ministro del "Land" de Renania Palatinado, el encargado de entregar a Gallego el galardón, dotado con 10.000 euros y con el que se reconoce la labor en su conjunto de todas las organizaciones integradas en la Ruta.

Kurt destacó ahí la importancia del proceso de paz en marcha para que Colombia logre cerrar los más de 50 años de conflicto armado, así como la "imperiosa necesidad" de que el acuerdo resultante sea "justo, las víctimas actuales, y sólido, desde la perspectiva de las generaciones futuras".