EFESan Salvador

Cientos de salvadoreños reafirmaron este lunes su fe, amor y devoción a san Óscar Arnulfo Romero, cuya memoria y legado fueron honrados a un año de su canonización en el Vaticano.

Los devotos participaron en una misa por el primer aniversario de la canonización del considerado el "Santo de América" y la "voz de los sin voz", y quien durante sus homilías denunciaba las violaciones a los derechos humanos que sufrían los pobres y marginados salvadoreños afectados por las justicias y por los embates de la guerra civil (1980-1992).

El acto religioso fue presidido por el nuncio apostólico en El Salvador, Santo Gangemi, y se llevó a cabo en Catedral Metropolitana de San Salvador, cuya fachada acogió a miles de feligreses y creyentes de Romero la madrugada de aquel 14 de octubre de 2018.

Gangemi comenzó su homilía leyendo una de las estrofas de la canción "El Profeta", interpretada por el grupo salvadoreño Yolocamba Ita, y que hace referencia al valor del mártir por denunciar las injusticias.

"Podrán matar al profeta, pero su voz de justicia no (...) san Óscar Romero supo encarnar con perfección la imagen del buen pastor que da la vida por sus ovejas, y ahora mucho más desde su canonización pueden encontrar en él un ejemplo y un estímulo", dijo el nuncio apostólico.

Por su parte, el salvadoreño Juan Francisco Echeverria comentó a Efe que el legado de Romero "siempre será recordado por todos aquellos que aún vemos en él a una persona que luchó contra los poderosos para defender a nuestros hermanos".

"Me siento feliz de celebrar un año de la canonización (de Romero), él es y será nuestra luz y esperanza ante las necesidades que este pueblo aún sufre con tanta violencia y delincuencia", añadió.

Romero fue canonizado en Roma el 14 de octubre de 2018 ante miles de personas, después de que el papa Francisco firmara meses antes un decreto que reconoce el milagro atribuido al religioso. El santo salvadoreño ya había sido beatificado en mayo de 2015 en una multitudinaria misa.

El santo fue asesinado por un francotirador el 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba misa en la pequeña capilla del hospital de cáncer La Divina Providencia, en San Salvador.

El Informe de la Comisión de la Verdad de la ONU de 1993 señaló como el responsable de dar la orden de asesinar a Romero al mayor Roberto D'Aubuisson, fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), partido del que fue diputado y candidato presidencial.

Dicho documento también apunta que en la planificación y ejecución del asesinato participaron Saravia, el capitán Eduardo Ávila, así como Fernando Sagrera y Mario Molina, entre otros.

La anulación de una ley de amnistía de 1993 por una fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de 2016 permitió la reapertura de este caso y de los procesos por la masacre de unos 1.000 campesinos en El Mozote (1981) y de seis sacerdotes jesuitas (1989).