EFESan José

Sindicatos de Costa Rica se manifiestan este martes en las calles de San José y en las afueras del Congreso para expresar su rechazo a un proyecto de ley que pretende regular las huelgas y que los gremios califican como "autoritario".

Sindicatos de educadores, del sector salud y de otras instituciones públicas, marcharon por el centro de la capital con rumbo a la Asamblea Legislativa, en donde los diputados discuten la iniciativa llamada "Ley para brindar seguridad jurídica sobre la huelga y sus procedimientos".

"Quisiéramos que no nos quiten el derecho a la protesta social, que no se criminalice la protesta como tal. Mucha gente habla que perjudicamos a los estudiantes, pero estamos educando en la calle y defendiendo al pueblo de Costa Rica. No puede ser posible que Costa Rica no defienda el derecho a salir a protestar", declaró a EFE el presidente de la Asociación Nacional de Educadores (ANDE), Gilberto Cascante.

La iniciativa de ley es calificada por los sindicatos como "autoritaria" y una "mordaza", pues afirman que contradice el Código de Trabajo, el Código Procesal Laboral, la Constitución Política y convenios de la Organización Internacional del Trabajo ratificados por Costa Rica.

El proyecto pretende prohibir la huelga que se realice contra políticas públicas o asuntos que no tengan relación directa con incumplimientos laborales del patrono.

Además, el proyecto establece una lista de servicios "esenciales" como los de salud, policía, comedores escolares, entre otros, en los que prohíbe por completo la huelga. La educación fue retirada de esta lista de servicios esenciales en una negociación entre diputados y sindicatos.

Otro punto que rechazan los gremios es que la iniciativa de ley permitirá los rebajos salariales retroactivos si la huelga es declarada ilegal por un juzgado. En la actualidad los trabajadores reciben su salario normalmente durante una huelga sin importar los días que dure el movimiento.

Este proyecto es impulsado por un grupo de diputados liderado por Carlos Ricardo Benavides, del opositor Partido Liberación Nacional, y se originó luego de que el año pasado los sindicatos, principalmente los del sector educación, llevaron a cabo una huelga de tres meses en contra de una reforma fiscal.

Los diputados discuten este martes el proyecto de ley que regula las huelgas y posiblemente le darán la primera votación de las dos necesarias para que sea ratificado.

Los sindicatos del sector educación comenzaron el lunes una huelga a la que se ha unido el 20 % de los maestros, según el Ministerio de Educación, y que está previsto que concluya este martes.

Las cámaras empresariales han expresado su apoyo a la ley, especialmente lo relacionado al rebajo de salarios, porque aseguran que las empresas han sufrido grandes pérdidas debido a las huelgas, lo que daña la competitividad del país.

“Hoy más que nunca queda en evidencia la necesidad de aplicar esa medida, porque tenemos una huelga que deja a más de un millón de estudiantes de escuela y colegio sin lecciones, sin comida. Son más de 210 centros educativos cerrados y para eso no hay otro nombre que inmoral e inaceptable”, aseguró el presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), Gonzalo Delgado.