EFETegucigalpa

La pandemia de COVID-19 ha cobrado 23 nuevas víctimas mortales en Honduras, con las que ya suman 1.423, desde marzo, mientras que la cifra de contagios aumentó a 45.098, informó este miércoles el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

El organismo indicó además que de 1.642 nuevas pruebas de laboratorio PCR, 799 dieron positivo, con las que los casos de contagios se elevó a 45.098.

El departamento de Francisco Morazán, en el centro del país, donde se localiza Tegucigalpa, la capital registró 220 contagios, seguido de Atlántida con 148, y Cortés, con 140, ambas regiones en el norte hondureño.

El resto de contagios se repartió en otros departamentos del norte, occidente, centro, sur y oriente del país.

De los 23 fallecidos que sumó el Sinager, doce corresponden al departamento de Cortés, que en los últimos días, aunque con Francisco Morazán son los principales epicentros de la pandemia, ha venido reduciendo la cifra de contagios.

Según las estadísticas del Sinager, 1.278 personas están hospitalizadas por la mortal enfermedad, de las que 945 están en condición estable, 288 graves y 45 en unidades de cuidados intensivos, mientras que la tasa de letalidad es de 3,6 por ciento.

El ente sanitario también registró hoy 195 nuevos casos de pacientes recuperados, con los que la cifra de los que se han salvado de morir a causa de la COVID-19, ascendió a 6.116.

Los primeros dos casos de contagios con COVID-19 en Honduras fueron registrados el 11 de marzo, mientras que al cerrar ese mes la cifra de muertos fue de diez, según informó entonces el Sinager.

El promedio de contagios con COVID-19 Honduras en cinco meses de pandemia es de unos 9.000 mensuales, mientras que el de fallecidos de 284, tomando en cuenta las cifras del Sinager, aunque según fuentes médicas, los fallecidos y enfermos son más, pero la cifra exacta no se conoce por lo lento que va el recuento de las pruebas del Laboratorio Nacional de Virología.

Fuentes médicas que están al frente de la pandemia en los principales hospitales públicos del país, consideran que a diario se deben practicar entre 2.000 y 3.000 pruebas de laboratorio, lo que hasta ahora ha sido imposible de lograr, por el deficiente sistema de salud que arrastra el país, no de ahora.