EFEBerlín

Un atropello múltiple en el casco antiguo de la ciudad de Münster, con dos muertos y una veintena de heridos, provocó hoy el pánico en Alemania, que revivió el temor a un atentado yihadista hasta que el conductor fue identificado como un alemán aparentemente con transtornos psicológicos.

"Nada apunta en estos momentos a que haya un trasfondo terrorista, aunque hay que esperar y se investiga en todas las direcciones", manifestó cinco horas después del suceso el ministro de Interior del estado de Renania del Norte Westfalia, Herbert Reul.

El conductor de la furgoneta que protagonizó el brutal atropello y se suicidó de un tiro en el mismo vehículo es un ciudadano alemán, "y no un refugiado o algo parecido", añadió el responsable de Interior para zanjar rumores y especulaciones.

El suceso tuvo lugar cerca de las 15.30 hora local (13.30 GMT), en una zona de calles estrechas y muy concurridas y en un sábado de temperaturas casi estivales, por lo que locales y cervecerías habían montado sus terrazas al aire libre.

Según relataron testigos presenciales a los medios locales, la furgoneta avanzó a gran velocidad hasta arrollar a un grupo de personas sentados en una terraza.

Poco después la policía de Renania del Norte Westfalia, el "Land" en el que se encuentra Münster, informaba a través de Twitter de que había "muertos y heridos".

Las fuerzas de seguridad evacuaron la zona y pidieron evitar el centro de la ciudad para facilitar su investigación y el trabajo de los servicios de rescate, mientras fijaban un amplio dispositivo de seguridad.

Un portavoz policial confirmó entonces la muerte de tres personas en el atropello -cifra rebajada luego a dos- y señaló que había veinte heridos, seis de ellos de gravedad.

Según explicó, los especialistas estaban también investigando un objeto sospechoso encontrado en la furgoneta, ante la posibilidad de que pudiera tratarse de un explosivo.

El portavoz dejó claro que era "demasiado pronto" para especular sobre un posible atentado y, a través de las redes sociales, las fuerzas de seguridad pidieron con insistencia que no se difundieran rumores o informaciones no contrastadas.

Las primeras imágenes del lugar del atropello mostraban la furgoneta empotrada contra un edificio y rodeada de mesas y sillas de una terraza destrozadas.

El autor del atropello, según informaciones coincidentes de los principales medios alemanes, es Jens R., un hombre de 48 años que había tenido problemas psicológicos y que había amenazado con suicidarse en el pasado.

Vivía desde hace años en Münster, su casa se sitúa a menos de dos kilómetros del lugar del mortal atropello y, según varios medios, era conocido de la policía por delitos menores.

Horas después del suceso, la zona seguía evacuada por seguridad y los bomberos de Münster acondicionaron un local para acoger a los vecinos afectados.

En un comunicado, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su consternación por el atropello y garantizó que se haría "cuanto sea posible para esclarecer lo ocurrido y para atender a las víctimas y a sus familiares".

También el presidente alemán, Franck Walter Steinmeier, expresó su pesar por lo ocurrido al igual que varios miembros del equipo de Gobierno de Merkel.

Mientras persistía la incertidumbre sobre el trasfondo del atropello, en Twitter se sucedieron las muestras de consternación y solidaridad con las víctimas por parte de miembros del Gobierno alemán y de ciudadanos anónimos, a las que se sumó también, en alemán, el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont.