EFEWashington

La Archidiócesis de Santa Fe en el estado de Nuevo México (EE.UU.) llegó a un acuerdo en las últimas horas para compensar con 121,5 millones de dólares a unas 375 víctimas de abusos sexuales, en lo que supone una de las mayores indemnizaciones que acepta pagar la Iglesia Católica estadounidense.

El acuerdo se alcanzó en un tribunal dedicado a casos de bancarrota y aún tiene que ser aceptado por las víctimas.

"La Iglesia toma muy en serio su responsabilidad para asegurarse de que las víctimas de abusos sexuales sean compensadas justamente", dijo el arzobispo de Santa Fe, John Wester en un comunicado, en el que fue revelado el acuerdo y del que se hicieron eco este miércoles medios locales.

De aprobarse, el convenio judicial permitirá a la archidiócesis estadounidense fijar los términos para su reestructuración financiera, ya que en 2018 se declaró en bancarrota debido a la gran cantidad de demandas de víctimas de abusos que reclamaban una indemnización.

El acuerdo servirá para compensar económicamente a unas 375 personas por el daño que sufrieron hace años, dijo a The New York Times el abogado, Dan Fasy, que representa a 111 de los demandantes.

El monto de 121,5 millones se encuentra entre los cinco más altos en litigios por abusos sexuales en los que se ha visto implicada la Iglesia Católica de EE.UU., de acuerdo con el portal BishopAccountability.org, que documenta ese tipo de casos contra el clero.

La Archidiócesis de Santa Fe es una de las más antiguas de Estados Unidos. Se creó en la 1850 después de la guerra mexicano-estadounidense (1846 y 1848) y es una de las más extensas del oeste del país con unos 160.000 kilómetros cuadrados.

Varias archidiócesis de EE.UU. se han visto envueltas en escándalos similares después de que víctimas de abusos sexuales del clero dieran un paso al frente y denunciarán públicamente su situación tras décadas de silencio.

Hace solo un mes, la Archidiócesis de Candem (Nueva Jersey) anunció que había acordado pagar una indemnización de 87,5 millones de dólares a las cientos de víctimas de abusos.