EFELima

Los pobladores de dos distritos de la región Huancavelica, una de las menos afectadas por la COVID-19 en Perú, retienen a varios trabajadores de una empresa de telecomunicaciones para exigir el retiro de las antenas, bajo el argumento que pueden provocar la transmisión del coronavirus.

La región Huancavelica está enclavada en los Andes, al sur del país, y en su territorio sólo se han contabilizado 612 enfermos y cinco fallecidos, frente a los 214.788 casos y más de 6.000 muertos registrados en todo el Perú.

Los pobladores de los distritos rurales de Paucará y Yauli retienen desde el miércoles a un grupo de siete trabajadores de la empresa de telecomunicaciones Gilat, que acudieron a reparar las piezas de antenas de interconexión rural, según confirmó este jueves el portavoz de la compañía, Arieh Rohrstoc, al Canal N.

Una primera cuadrilla de ingenieros se dirigió el miércoles a realizar unas reparaciones en un nodo, pero los pobladores no los dejaron entrar y fueron retenidos porque "aludían que el 5G afecta o transmite el Covid", indicó Rohrstoc.

Este jueves, la empresa mandó una segunda cuadrilla a reparar el nodo y lo encuentran quemado, tras lo cual son también retenidos por los pobladores.

A pesar de que las antenas de Gilat corresponden a tecnología inalámbrica, los pobladores "piensan que se puede transmitir (el Covid-19) por ondas de radio o 5G", agregó el vocero.

Al menos dos de los trabajadores están inmovilizados en la comisaría policial del sector y negocian para que todos sean liberados, pero los comuneros "están pidiendo que se retiren todas las antenas de la zona" por el temor a la enfermedad, dijo el portavoz.

En tanto, el presidente de la comunidad de Chopcca, Lorenzo Escobar, afirmó que liberarán a los trabajadores si éstos aceptan retirar las antenas ubicadas en su territorio, según informó RPP Noticias.

Escobar dijo que los trabajadores retenidos "estaban haciendo mantenimiento a la antena de internet, entonces escuchamos por una red social que van a instalar una antena 5G. Eso no lo vamos a permitir, discrepamos".

En una reunión realizada este jueves, los pobladores acordaron no usar los servicios de internet ni de telecomunicaciones, y algunos sostuvieron que se les está engañando y que ni siquiera es necesario el uso de las mascarillas de protección.