EFELa Paz

Una marcha indígena llegó este martes a la ciudad boliviana de Santa Cruz tras 19 días de caminata y realiza una vigilia para esperar a la caravana central que se prevé que llegue a ese punto el viernes.

La marcha de originarios de la Chiquitania boliviana, en el oriente del país, llegó este martes a la ciudad de Santa Cruz luego de caminar casi una veintena de días pidiendo al Gobierno de Luis Arce que se frenen los avasallamientos de sus tierras y que atiendan sus demandas.

Los indígenas tienen previsto llegar hasta la plaza central de Santa Cruz para luego realizar una vigilia y esperar al otro bloque de marchistas, el más nutrido, que aún se encuentra en camino.

Los indígenas de tierras bajas llegaron con banderas blancas y sombreros típicos del oriente hasta la ciudad.

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, instó a los ciudadanos a salir a dar la bienvenida a los marchistas cuando lleguen a la plaza 24 de septiembre, la plaza central de Santa Cruz.

Camacho sostuvo que la marcha debe ser "admirada y respetada por el pueblo boliviano", según medios locales.

En tanto la caravana central que partió el pasado 24 de agosto desde la ciudad amazónica de Trinidad, en el departamento de Beni, se encuentra en la localidad Los Troncos y avanza hacia la ciudad cruceña.

La idea de los indígenas es llegar al centro de la ciudad de Santa Cruz el 24 de septiembre, fecha de las efemérides de la región.

Los indígenas reclaman el respeto a su territorio, los recursos renovables y no renovables, además de su cultura.

Esta jornada se sumó a la marcha indígena la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Amparo Carvajal, para caminar con ellos hasta Santa Cruz.

Carvajal, de 82 años, se unió en la localidad Los Troncos, a unos 270 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz y la caravana decidió avanzar esta jornada al menos unos 10 kilómetros.

Los marchistas esperan lograr un diálogo con el presidente Luis Arce para que conozca sus demandas.