EFESan Salvador

La periodista salvadoreña Julia Gavarrete lamentó que el Gobierno de El Salvador "no tenga una posición sería y formal" sobre el espionaje a más de 30 periodistas de El Salvador con el software Pegasus, una situación que catalogó de "grave", y que ve "difícil" que la Fiscalía investigue lo sucedido.

Así lo señaló en una entrevista con Efe la periodista del periódico El Faro, cuyos teléfonos —el personal y el de trabajo— resultaron infectados con el software Pegasus.

Amnistía Internacional (AI) informó a mediados de enero que una investigación conjunta de las organizaciones Access Now y Citizen Lab "identificaron el uso a gran escala del programa espía Pegasus de NSO Group contra periodistas y miembros de organizaciones de la sociedad civil en El Salvador".

El informe de Citizen Lab asegura que logró confirmar "35 casos de periodistas y miembros de la sociedad civil cuyos teléfonos se infectaron con éxito con el software espía Pegasus de NSO entre julio de 2020 y noviembre de 2021".

"No hay posibilidad alguna en el país de que la Fiscalía venga a investigar de oficio, eso creo que lo hemos descartado sobre todo cuando sabemos cómo se mueven las diferentes instituciones del Estado", dijo.

Gavarrete señaló que "a estas alturas el fiscal (Rodolfo Delgado) debería de dar su posesión acerca de qué es lo que ha sucedido con el espionaje, y no lo ha hecho".

La Asociación de Periodistas de El Salvador (Apes) avisó el pasado 14 de enero a la Fiscalía del espionaje y hasta el momento el fiscal Delgado no se ha pronunciado al respecto.

La periodista señaló que "desde el momento que nos dimos cuenta (ella y sus colegas) que estábamos siendo espiados con Pegasus tomamos decisiones y medidas de cómo tratar de protegernos, proteger las comunicaciones, a nuestras familias y a nuestras fuentes".

UNA SITUACIÓN "GRAVE"

Para Gavarrete la situación de espionaje "es grave", sobre todo, porque "hasta hoy no hemos visto una posición sería y formal de parte del Gobierno para podernos, al menos, decir si van a tomar cartas en el asunto para investigar".

"En mi caso particular, al saber que yo he sido espiada, yo esperaría que el Gobierno sea una de las partes que se responsabilice —el Gobierno y las autoridades— para poder saber cómo es posible que ciudadanos estemos siendo espiados con un software que no solo es sofisticado, sino que también cuesta millones y que no a cualquiera se le vende", apuntó.

La empresa israelí NSO Group, creadora del programa de espionaje, sostiene que solo vende la herramienta a Gobiernos, según lo señaló en un comunicado la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

"Esa sensación de vigilancia se queda, por más que pensemos en este momento que probablemente no estamos siendo espiados (...) esa sensación que alguien interrumpe, te roba tus cosas y sobre todo la información que manejamos en un teléfono. Sentir que eso (la información) está en manos de alguien más es algo con lo que todavía sigo lidiando", comentó.

Señaló que sus dos aparatos fueron intervenidos en diferentes días entre febrero y septiembre de 2021.

"Sometí mis dos aparatos a análisis y mi (móvil) personal fue el primer teléfono (intervenido) y el que más estuvo bajo espionaje, 15 intervenciones y el del trabajo tuvo 3 intervenciones", explicó.

Y añadió: "Al final estamos hablando de 18 intervenciones que generaron en mis aparatos (...) pudieron haber extraído la información que quisieran, mis llamadas por aplicaciones o ver lo que estaba escribiendo en mis mensajes".

"EN RIESGO LA SEGURIDAD NACIONAL"

Gavarrete señaló que existe un "operador doméstico" en El Salvador que "está generando el espionaje y por esta misma razón es importante saber por parte de las autoridades qué piensan de todo esto".

"Sabemos que NSO Group no le vende a nadie más que no sean Gobierno o departamentos de Justicia de los Estados, entonces estamos hablado de que acá hay alguien que está usando ese programa y eso pone en riesgo la seguridad nacional del país", señaló.

Apuntó que "estamos hablando de un problema muy grave de seguridad nacional que, aparentemente, si el Gobierno no es el que está detrás, pues entonces hay alguien aquí que se ha pasado todos los mecanismos de seguridad de este país y está espiando a la gente y a los ciudadanos".

¿EL GOBIERNO ES EL RESPONSABLE?

La periodista indicó que hay "muchos indicios" que llevan a pensar que el Gobierno de Nayib Bukele está "detrás de todo esto".

"Si NSO Group dice que este programa no se lo vende a nadie más que no sean gobiernos, si sabemos de un operador local que no genera infecciones desde otro país, sino que está en El Salvador, unamos todas las piezas y a dónde apuntamos, al Gobierno", dijo.

Además, subrayó que el informe de Citizen Lab "lo dice muy claro, hay un fuerte nexo entre el uso de Pegasus con el contexto político del Gobierno de Nayib Bukele en El Salvador".

Sara Acosta