EFEBogotá

La unidad especial de "snubbing", un equipo especializado que permite intervenir en zonas donde ha habido un derrame, concluyó hoy su labor en el pozo colombiano Lizama 158 en el que un afloramiento de petróleo causó una emergencia ambiental, informó la compañía estatal Ecopetrol.

El trabajo de esta unidad, que fue traída especialmente desde EE.UU., permitió instalar un empaque y tampones de seguridad de cemento en el pozo, "lo que evitará que los fluidos lleguen de nuevo a la superficie", explicó Ecopetrol en un comunicado.

De este modo concluyen las actividades principales de sellado del pozo ubicado en el corregimiento (aldea) de La Fortuna, en el municipio de Barrancabermeja, departamento de Santander (noreste).

Los cerca de 550 barriles de crudos que salieron por el "afloramiento atípico" llegaron hasta las quebradas La Lizama y Caño Muerto, dos afluentes del río Sogamoso, que también resultó contaminado, entre el 12 y el 15 de marzo.

Ecopetrol afirmó en su comunicado de hoy que "en los próximos días" llegará al área un equipo de mantenimiento que hará "el abandono técnico, definitivo y seguro del pozo".