EFECaracas

Venezuela detectó en las últimas 24 horas 967 nuevos casos de coronavirus y otras 7 muertes, que elevaron los contagios y fallecimientos totales a 70.406 y 581, respectivamente, informó este jueves la vicepresidenta ejecutiva del país, Delcy Rodríguez.

"Debemos informar que en las últimas 24 horas se han confirmado 921 contagios de transmisión comunitaria y 46 importados, para un total de 967 nuevos casos de COVID-19", dijo Rodríguez en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje, la funcionaria señaló que el céntrico estado de Aragua fue la región que más casos reportó este jueves, con 125.

Le siguieron el Distrito Capital (Caracas), con 120, y el estado de Yaracuy (noroeste), con 103.

Rodríguez también informó que 45 de los 46 casos internacionales -como llama el Gobierno de Nicolás Maduro a los migrantes que retornan por la crisis económica que provocó la pandemia en la región- reportados este jueves ingresaron a Venezuela desde Colombia y el restante desde Brasil.

Asimismo, la vicepresidenta venezolana apuntó que en el país solo permanecen activos 10.080 casos, por lo que 59.745 de los contagios, que representan el 86 % del total, ya pueden contarse como "recuperados".

Pero la oposición venezolana, que no considera creíbles los datos que ofrece el Gobierno, denunció, en días pasados, un subregistro de al menos el 60 % en los totales de contagios y muertes.

Venezuela disfruta desde el pasado lunes de una semana de flexibilización de la cuarentena, que comenzó a mediados de marzo pasado, cuando apenas contaba un puñado de casos de COVID-19.

La flexibilización permite a 24 sectores de la economía, incluidos los gimnasios y los centros comerciales, abrir sus puertas, siempre cumpliendo con las medidas de bioseguridad -como el uso de mascarillas, geles y el lavado constante de manos- que recomienda la OMS.

A esta semana de flexibilización, seguirá una de "cuarentena radical", en un plan llamado 7+7 que el Gobierno de Nicolás Maduro estima le ayudará a controlar los contagios.

Sin embargo, Efe ha constatado que, en muchas ocasiones, los comerciantes, así como los ciudadanos, desafían los días de cuarentena para evitar la quiebra los primeros, y el hambre los últimos.