EFECaracas

Venezuela detectó en la últimas 24 horas 751 nuevos contagios de la COVID-19, con otras 6 muertes, y los casos y fallecidos totales por esta enfermedad en el país caribeño se elevaron a 72.691 y 606, respectivamente, informó este domingo la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez.

De acuerdo con el reporte que hizo la funcionaria, 733 de los casos son de "transmisión comunitaria" y se registraron en todo el territorio.

La capital venezolana, Caracas, fue la región que más casos reportó hoy, con 143.

En tanto que los céntricos estados de Carabobo y Miranda, con 87 y 84 contagios confirmados entre ayer y hoy, respectivamente, fueron las otras entidades más afectadas.

"A ello se suman 18 casos importados -como llama el Gobierno venezolano a los migrantes que retornan por la crisis que provocó la pandemia en la región-, de los cuales 11 son procedentes de Colombia y 7 son procedentes de Brasil", añadió la funcionaria al ofrecer el parte de hoy.

En este sentido, Rodríguez dijo que Colombia, una nación a la que calificó como una "amenaza sanitaria y epidemiológica", registra en Venezuela 7.890 casos de la COVID-19, que representan el 88 % de los casi 9.000 casos importados que cuenta el país.

Rodríguez también indicó que solo 9.658 de los casos totales se cuentan como activos, por cuanto, aseguró, el porcentaje de recuperados es del 87 %.

A partir de este lunes, Venezuela entrará en una semana de "cuarentena radical", luego de haber disfrutado de otra de flexibilización en la que 24 sectores de la economía, incluidos los gimnasios y los centros comerciales, tuvieron permisos oficiales para reabrir sus puertas, siempre con el cumplimiento de las medidas de bioseguridad que recomienda la OMS.

Venezuela denomina a este sistema como "7+7", y el presidente Nicolás Maduro ha dicho que estima le ayude a controlar los contagios mientras permite un respiro a la economía.

Sin embargo, Efe ha constatado que, en muchas ocasiones, los comerciantes, así como los ciudadanos, desafían los días de cuarentena para evitar la quiebra los primeros, y el hambre los últimos.