EFERedacción Ciencia

Un fragmento de fémur de 10.150 años, que se considera el resto confirmado más antiguo de un perro en América, apoya la teoría de que estos animales pudieron llegar al continente viajando con los humanos a través de una ruta costera, según un estudio dirigido por la Universidad de Bufalo.

El trozo de hueso, encontrado en el sureste de Alaska, fue sometido a un análisis del genoma mitocondrial y los resultados concluyen que pertenecía a un linaje cuya historia evolutiva divergió de la de los perros siberianos hace 16.700 años.