EFEWashington

La agencia espacial estadounidense NASA anunció este jueves que eligió a Maxar Technologies como socio comercial en el desarrollo y construcción del primer segmento de energía y propulsión de Gateway, la base que orbitará alrededor de la Luna cuando los astronautas vayan allí en cinco años.

En una conferencia en el Instituto Florida de Tecnología, el director de la agencia, Jim Bridenstine, dio a conocer la decisión que da ímpetu al programa Artemis por el que Estados Unidos enviará astronautas al polo sur de la Luna en 2024.

"Gateway orbitará la Luna por 15 años -dijo el funcionario-. Esta vez, cuando vayamos a la Luna iremos de manera permanente, habrá presencia humana constante por razones estratégicas. Los primeros en ir serán un hombre y una mujer".

El primer programa de exploración humana de la Luna se denominó Apollo (Apolo en español), y Bridenstine señaló este jueves que el nuevo programa recuerda que el dios de la mitología griega tenía una hermana, Artemisa, y que por eso se eligió su nombre para esta etapa.

"Canadá es el primer socio internacional que se ha sumado a este compromiso para una arquitectura lunar sostenible", dijo Bridenstine.

"Usaremos los recursos de la Luna", añadió. "Hemos encontrado que hay millones de toneladas de hielo de agua, cientos de millones de toneladas de hidrógeno y oxígeno que tenemos que aprovechar", dijo.

Gateway usará energía eléctrica generada de la radiación solar y dará a la NASA acceso a más porciones de la Luna.

Maxar Technologies, con sede en Westminster (Colorado), anunció la semana pasada que la NASA había seleccionado sus servicios "para estudiar sistemas futuros que podrían revolucionar la arquitectura de comunicaciones espaciales de la Agencia".

A diferencia del programa Apollo, que entre 1960 y 1972 envió 16 misiones tripuladas para breves estancias en la Luna, con un costo global de 112.000 millones de dólares actuales, Artemis está diseñado como la primera etapa para el establecimiento de humanos en el satélite de la Tierra.

Las misiones del programa Apollo llevaron astronautas a la región ecuatorial del satélite terrestre.

Hace diez días, el presidente Donald Trump anunció que había solicitado al Congreso una asignación adicional de 1.600 millones de dólares, por encima de los 21.000 millones de dólares ya asignados para la NASA en el presupuesto, para impulsar el programa Artemis.

Esta inversión adicional, apuntó Bridenstine, "es un pago inicial en los esfuerzos de la NASA por colocar humanos en la superficie lunar en 2024".

"En los próximos años necesitaremos fondos adicionales, pero esta es una buena cantidad que nos coloca en la línea de arranque de manera muy fuerte y nos prepara para éxitos futuros", añadió.

El programa Artemis apunta a la colocación en órbita lunar de una estación llamada Gateway, que servirá de puerto para misiones tripuladas y no tripuladas en la superficie lunar.

Algunas de esas misiones estarán a cargo de naves construidas por la empresa privada y numerosas compañías, incluida Blue Origin de Jeff Bezos, presidente y director ejecutivo de Amazon, están desarrollando cápsulas que podrían participar en los esfuerzos de la NASA.