EFESao Paulo

Las ciudades inteligentes son un desafío para Brasil, país que deberá apostar por una mayor inversión en infraestructura y movilidad si quiere alcanzar el objetivo, según coincidieron este jueves diversos especialistas y empresarios durante un seminario en Sao Paulo.

Brasil ha acumulado un déficit de un billón de reales (240.000 millones de dólares) de inversión en infraestructura en los últimos treinta años, un problema que ha alejado a Brasil del ránking mundial de Ciudades Inteligentes.

Durante un seminario en la Cámara de Comercio Española en Brasil, el presidente de la empresa española CAF, Renato Meirelles, afirmó que para suplir el déficit en infraestructura el país deberá apostar en inversión privada.

Según los cálculos de la empresa, serán necesarios 284.000 millones de reales (69.440 millones de dólares) al año a lo largo de la próxima década.

"Hace 30 años que Brasil no invierte en infraestructura. Un país como Brasil todavía debería invertir 5 % del PIB en el sector, pero en los últimos 20 años solo destinó el 2 %", detalló Meirelles.

El ejecutivo puso como ejemplo el caso de Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil y que cuenta con unos 100 kilómetros de línea de metro para atender unos 12 millones de personas.

"La ciudad más grande de Brasil no consigue ofrecer buenas condiciones de movilidad si lo comparamos con Madrid, que tiene 280 kilómetros para cuatro millones", agregó

En ese sentido, el presidente de CAF también subrayó la necesidad de crear un plan de ferrocarriles en Brasil para "conectar el país" y aproximar las ciudades al concepto de "smart cities".

El estatus de ciudad inteligente no depende solo de la tecnología, sino también de "tener un modelo de gestión centrado en ciudadanos", según destacó el presidente del grupo Indra en Brasil, Jorge Arduh.

"Una ciudad inteligente tiene varios aspectos como salud, transporte, educación, calidad de vida, diversión y esto orienta la estrategia que Brasil debe seguir para que las empresas puedan invertir en herramientas que permitan frenar el caos", explicó a Efe.

Arduh consideró que algunas ciudades brasileñas están en el "camino correcto" para convertirse en polos de ciudades inteligentes en los próximos años, como es el caso Sao Paulo, pues, a pesar de sus problemas de movilidad, presentan estrategias de planificación de la vida urbana.

El secretario de Innovación y Tecnología de Sao Paulo, Daniel Annenberg, por su parte, indicó que la descentralización de los servicios públicos en diferentes barrios también puede facilitar la rutina de sus vecinos.

"Una ciudad como Sao Paulo tiene que descentralizar servicios públicos para que estén más próximos de las personas, atrayendo la participación social y de las empresas para encontrar buenas soluciones urbanas", destacó.