EFENueva York

La plataforma de contenido digital Quibi se está planteando cerrar tan sólo siete meses después de su presentación y tras haber conseguido reunir más de 1.750 millones de dólares para su lanzamiento, afirma en un artículo el Wall Street Journal.

El servicio de streaming exclusivo para móviles, que ofrece contenidos de breve duración y que ha tratado de seducir al público más joven, ha lidiado con varios problemas desde que se lanzara el pasado mes de abril, entre ellos un bajo número de suscriptores, escasas descargas y una denuncia interpuesta contra ellos por la compañía de video interactivo Eko, respaldada por la pudiente Elliott Management.

Al estar diseñado para ser disfrutado desde dispositivos móviles, Quibi también se ha visto afectada por la pandemia y los confinamientos, que han llevado a que sus clientes en potencia ya no se vieran forzados a entretenerse, por ejemplo, durante sus traslados en transporte público, como se había ideado.

En su momento, Quibi atrajo a importantes compañías como PepsiCo o Walmart, y se garantizaron 150 millones de dólares en ingresos de publicidad antes de su lanzamiento.

Sin embargo, los acuerdos alcanzados se vieron lastrados por una audiencia menor de lo esperado, lo que llevó a los anunciantes a aplazar sus pagos.

En las últimas semanas, apunta el Wall Street Journal, Quibi ha contratado a una compañía de reestructuración para analizar una serie de opciones, entre ellas la del cierre de la empresa, según fuentes que pidieron no ser identificadas.

El diario neoyorquino asegura, sin embargo, que por el momento se desconoce cuál ha sido la decisión, aunque tenía previsto celebrar una teleconferencia con sus inversores este miércoles.

El medio digital "The Information" ya había informado que el fundador de Quibi, Jeffrey Katzenberg, había revelado a personas del sector la posibilidad de un cierre.

En caso de verse obligado a finalizar el servicio, se trataría de una precipitada conclusión de la plataforma que Katzenberg, un peso pesado de Hollywood, presentó como un nuevo y revolucionario formato que pasaría a entrar en la llamada "guerra de streaming".

Quibi ofrece episodios y cortos de entre 5 y 10 minutos, diseñados para ser vistos desde el móvil por un espectador apurado de tiempo.