Miles de agricultores se han manifestado hoy por las provincias de Cádiz y Almería, para reclamar "un campo vivo", defender "el futuro del campo" y recordar que la falta de rentabilidad del sector es un peligro para su sostenibilidad.

En Almería, los agricultores han cortado el tráfico en la autopista A-7 a su paso por el municipio de El Ejido y rante la manifestación se han prendido fuego a cajas y se han tirado diferentes productos, como tomates.

Los manifestantes estaban convocados en el polígono La Redonda de El Ejido para protestar ante "la falta de avances y la necesidad de concreción en las medidas para atajar la crisis que padece" el sector.

En Cádiz, más de un centenar de tractores y miles de agricultores y ganaderos de Cádiz secundaron una movilización en la sierra de la provincia para reclamar "un campo vivo", defender "el futuro de campo" y recordar que la falta de rentabilidad del sector es un peligro para su sostenibilidad.

Desde las 11.00 horas, la tractorada recorre varios kilómetros de la carretera A-384, entre la Cooperativa del Campo de Villamartín y el Polígono Industrial, tras una pancarta en la que se lee "Por un campo vivo".

Convocada por las organizaciones de agricultores y ganaderos de la provincia -ASAJA, UPA, COAG Y Cooperativas Agroalimentarias de Andalucía, la movilización pretende defender al sector frente a "los muchos ataques que estamos padeciendo", según ha señalado a EFE el vicepresidente nacional de ASAJA Pedro Gallardo.

Su principal queja es la falta de rentabilidad del sector: "los precios de algunas cosas son como lo de hace años y en algunos casos peor, como el trigo duro que costaba 450 euros la tonelada y hoy 220 euros, o el girasol, que si en el 2012 valía 550 euros la tonelada, hoy si te dan 320 te das con un canto en los dientes".

La bajada de los precios se da mientras los costos siguen encareciéndose: "el sector no aguanta, las explotaciones han perdido un 8,7 por ciento de rentabilidad, es inviable para muchas".