EFEAlmería

La Policía Nacional ha detenido en Almería a 14 presuntos miembros de una red que supuestamente captaba a mujeres extranjeras en situación irregular, a las que ofrecían conseguir una tarjeta de residencia presentado denuncias falsas de violencia de género, simulando ser víctimas de malos tratos de supuestas parejas con quienes pactaban el fraude.

La Comisaría de Almería ha informado en una nota de que la operación 'Cárpatos' comenzó en septiembre del año pasado, cuando los agentes investigadores recibieron las primeras informaciones sobre esta presunta organización, recopilando desde entonces indicios suficientes sobre esta trama formada por personas de origen rumano y magrebí.

Las mujeres extranjeras eran atraídas por dicha organización, asegurándoles que se trataba de una "práctica sencilla, sin riesgos, y con la efectividad de conseguir en último caso una autorización de residencia y beneficios sociales".

Una vez inducida la mujer, y siempre previo pago de una cantidad económica que rondaba los 10.000 euros, la organización desmantelada ofrecía los servicios de un varón, también extranjero, quien estaba dispuesto a simular que ambos tenían una relación de pareja o análoga.

Siguiendo el mismo "guión" establecido, convenían acudir a un lugar público, y en presencia de varios testigos, fingían mantener una discusión la cual siempre derivaba en una agresión física sobre la mujer, siendo los testigos quienes solicitaban entonces la presencia policial.

Las declaraciones de los testigos pusieron de manifiesto la utilización de los mismos insultos y frases en español, para que fuesen "perfectamente entendibles por los allí presentes".

La falsa víctima, en el momento de la celebración del juicio, ratificaba su declaración, y a partir de ahí, se convertía en beneficiaria del elenco de servicios que la administración tiene establecido para las "verdaderas" víctimas de malos tratos.

Por su parte, y dado que para la concesión de la autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales no es necesario que el procedimiento penal concluya con una sentencia condenatoria -siendo suficiente el archivo, o sobreseimiento del mismo-, el actor agresor podía optar por esperar una resolución favorable de archivo de las actuaciones, evadirse de la justicia colocándose en paradero desconocido o aceptar una sentencia sustitutiva del cumplimiento de una pena de prisión por la expulsión del territorio nacional.

A finales del mes de noviembre del año 2019, la Policía Nacional en Almería llevó a cabo un operativo policial que concluyó con la detención de cuatro varones de origen marroquí.

Los agentes en esa fecha, también llevaron a cabo dos registros domiciliarios, en los cuales recopilaron la suficiente información para ampliar la investigación existente, y concluir recientemente con la desarticulación de esta trama delictiva.

Posteriormente, el día 14 de febrero se articuló la segunda fase de la "operación Cárpatos", que concluyó con la detención de otras diez personas, cuatro varones de origen marroquí, cuatro varones de nacionalidad rumana, y dos mujeres también rumanas.

Todas las personas detenidas han pasado a disposición judicial acusados de los presuntos delitos acusación y denuncias falsas, simulación de delitos, de forma que se ha acordado el ingreso en prisión provisional de tres de ellos.