EFEAlmería

Los dos acusados de secuestrar a un empresario en Macael (Almería) para lograr que apareciese el hijo de éste, al que achacaban la supuesta desaparición de un cargamento de hachís, han reconocido esta mañana los hechos y aceptado penas de un año y medio de prisión.

Los acusados han mostrado su conformidad después de que el fiscal rebajase su petición inicial de 9 años de cárcel por un delito de secuestro, al aplicar la atenuante de dilaciones indebidas, según han informado fuentes judiciales a Efe tras la vista celebrada hoy ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería.

La calificación del fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, señala que entre las 18:00 y las 19:00 horas del 11 de abril de 2010 los acusados A.V.F. y M.A. localizaron a la víctima en la nave industrial de una empresa de transportes ubicada en un polígono industrial de Macael (Almería).

Así, actuando de "común acuerdo" y cogiendo "en contra de su voluntad" a dicho hombre, le colocaron una capucha en la cabeza, lo inmovilizaron y lo metieron en el maletero de un vehículo para trasladarlo hasta un "lugar no exacto" que podría ser una nave de otro polígono industrial en Benahadux (Almería).

Allí, la víctima pasó dos días hasta que fue conducido por sus presuntos secuestradores al tercer día hasta una vivienda "previsiblemente" sita en la provincia de Málaga, donde "continuaron reteniéndolo contra su voluntad".

Así hasta que, sobre las 14:00 horas del 16 de abril de ese año, fue puesto en libertad en Málaga, tras casi seis días retenido.

Subraya el fiscal que, en un primer momento, los procesados y sus "compinches" exigieron a la familia del hombre que apareciese el hijo de éste y les "devolviese un cargamento que supuestamente contenía hachís".

Posteriormente, reclamaron para su puesta en libertad el pago de un rescate, aunque el Ministerio Público apunta que no consta si éste llegó a ser abonado o no y, en su caso, el importe económico del mismo.