EFEAlmería

C.U.G., el vecino de El Ejido (Almería) acusado de matar a un hombre y apuñalar a otro en un pub de este municipio el 1 de octubre de 2016, ha asegurado hoy que no recuerda nada de lo acontecido porque iba drogado cuando sucedieron los hechos.

Según ha relatado durante su declaración ante el jurado popular que lo enjuicia en la Audiencia Provincial de Almería, sobre las siete o las ocho de la tarde del día anterior al crimen comenzó a consumir "cocaína, marihuana, cristal y alcohol", llegando de madrugada a este pub que ya había visitado en ocasiones anteriores.

"Tome varias sustancias y la verdad es que no recuerdo. Recuerdo cómo me rodearon entre tres. Me empujaron, me iban a hacer daño, temía por mi vida", ha asegurado C.U.G., quien ha recordado que en aquella época tenía 18 años "recién cumplidos", añadiendo que, a pesar de haber consumido antes estupefacientes, nunca fue con "tanto abuso".

Ha aseverado asimismo que no llevaba navaja porque "nunca" había salido "con esas cosas", que no tenía ningún tipo de problema con las víctimas o personas de origen marroquí, que estuvo en todo momento solo y que se enteró de que se le culpaba del crimen cuando fue detenido al día siguiente.

C.U.G. se enfrenta a penas que suman 23 años de prisión como presunto autor de un delito de homicidio y otro de homicidio en tentativa.

Según el fiscal, los hechos tuvieron lugar de madrugada cuando se produjo una discusión entre varias personas entre las que se encontraba el acusado, quién supuestamente exhibió una navaja de grandes dimensiones, ante lo que uno de sus acompañantes le pidió que se calmara.

Aunque el investigado guardó el arma y se fue al baño, al poco salió del mismo y dijo a grandes voces "qué pasa, qué pasa ahora otra vez" y sacó de nuevo la navaja, que esgrimió en presencia de varias personas, sostiene el ministerio público.

Así, con la intención de causarle la muerte, le asestó seis puñaladas a uno de los miembros del grupo con el que había discutido.

Al ver lo que ocurría, uno de los amigos del agredido fue a auxiliarlo, momento en el que recibió otras cinco puñaladas, presuntamente por parte de C.U.G. , quien se marchó del pub tras esto con la navaja, que no ha sido hallada posteriormente.

El primero de los agredidos, de 31 años, sufrió diversas heridas que provocaron un shock hemorrágico irreversible, pese a la intervención quirúrgica de urgencia a que fue sometido en el Hospital de Poniente de El Ejido, en el que falleció a las nueve y veinte de la mañana de ese día.

El segundo agredido sufrió también heridas que afectaron a zonas de riesgo vital que necesitaron para su curación de ingreso hospitalario por tiempo de tres días, tardando en curar quince días.

Como secuelas de este ataque le han quedado cicatrices que le ocasionan un "perjuicio estético ligero en grado medio".

Mientras que la defensa de C.U.G. mantiene que no hubo intención de matar, el abogado de la familia del fallecido, Karim El Marbohue, considera que ese fue el objetivo del acusado, apostillando que se ensañó para aumentar el sufrimiento de la víctima, por lo que reclama 24 años por un delito de asesinato por esta muerte en concreto.