EFEMadrid

El grupo de Izquierda Confederal ha presentado en el Senado una moción para reclamar un "plan de choque" en defensa de los temporeros andaluces que, sobre todo en Huelva y Almería, padecen una situación de "emergencia vital", explotados laboralmente, sin acceso a la vivienda ni recursos básicos.

La portavoz de turno del grupo y senadora de Adelante Andalucía Pilar González ha presentado en rueda de prensa esta iniciativa con la que según ha remarcado pretende da "voz" y llamar la atención sobre las precarias condiciones de vida de los temporeros, que van desde la falta de vivienda hasta casos de abuso y acoso sexual.

La senadora ha descrito la lamentable situación que padecen muchas de estas personas, y como ejemplo ha recordado que en Huelva son unas 4.000 las que se alojan en poblados chabolistas, cifra que aumenta hasta los 7.000 en el caso de las que trabajan en Almería.

A la falta de una vivienda digna se suma el hecho de que no tengan acceso a suministros básicos como el agua o la electricidad.

Sufren explotación laboral, con jornadas de entre 10 y 12 horas, con salarios muy precarios de apenas 4 euros la hora, y en el caso de las mujeres, son víctimas de abusos y agresiones sexuales.

Pilar González ha puesto de relieve que solo en Huelva la campaña de la fresa ocupa a más de 60.000 trabajadores cada año, y que Almería, considerada "la gran huerta de Europa" factura anualmente exportaciones de frutas y hortalizas por valor de 3.079 millones de euros.

Todo este panorama se agrava con la pandemia de la covid-19, y por ello su grupo pide al Gobierno que se ofrezca a los temporeros que viven en chabolas la posibilidad de alojarse en pabellones deportivos, escuelas, residencias y otros establecimentos, así como regularizar a aquellos que viven irregularmente en España.

Igualmente aboga Izquierda Confederal por "un plan de choque urgente que garantice a corto plazo la limpieza de las zonas de asentamientos, la instalación de contenedores, el acceso a agua corriente y otros suministros básicos" para mejorar sus condiciones de vida y "acabar con los asentamientos chabolistas".

Otras medidas incluidas en la moción son el refuerzo de la inspección de trabajo, un plan de ayudas para los municipios de acogida de los temporeros, poner fin a los abusos sexuales y limitar la contratación pública con empresas agrícolas que no respeten una condiciones laborales dignas para sus empleados.